Partidos opositores al oficialismo en México suspenden su alianza político-electoral

·2  min de lectura

La alianza legislativa y electoral que los tres principales partidos opositores de México conformaron para enfrentar al oficialismo de izquierda se resquebrajó este miércoles, dejando en suspenso su participación en futuros comicios clave, como los presidenciales de 2024.

El PAN (derecha) y el PRD (izquierda) anunciaron en un comunicado la "suspensión temporal" de la coalición "Va por México" ante desacuerdos con el PRI (centro), que gobernó México de manera ininterrumpida durante 70 años hasta el 2000.

Esa alianza les había permitido frenar en el Congreso iniciativas de Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, y competir en diversas elecciones locales.

Los líderes de esos partidos habían anticipado que participarían en coalición en la presidencial de 2024, en la que Morena lleva ventaja, según encuestas.

El PAN y el PRD criticaron que una diputada del PRI presentara una iniciativa para extender la presencia del ejército en las calles para tareas de seguridad hasta 2028.

El decreto que creó la Guardia Nacional en 2019, la mayor apuesta de López Obrador para pacificar el país, establece originalmente que mientras ese cuerpo de seguridad desarrolla sus capacidades, el presidente podrá disponer de las fuerzas armadas para tareas de seguridad pública hasta 2023.

"Prorrogar la militarización del país es una tremenda irresponsabilidad, ya que implica transferir a las fuerzas armadas responsabilidades que no les corresponden", dice el comunicado firmado por el PAN y el PRD.

López Obrador -que busca que la Guardia Nacional sea administrada totalmente por el Ejército- avaló la iniciativa del PRI e incluso planteó un referéndum para decidir cuánto tiempo debe estar el ejército en tareas de seguridad pública.

"Pienso que hace bien el PRI en rectificar", dijo el mandatario el martes durante su habitual rueda de prensa matutina.

El desencuentro en la oposición ocurre mientras el Congreso discute una iniciativa del gobierno para que la Guardia Nacional sea administrada por el Ejército, pese a que estaba concebida como un cuerpo con carácter civil.

También ocurre en medio de acusaciones de corrupción y enriquecimiento ilícito contra el líder del PRI, Alejandro Moreno, lo que motivó que diversos analistas anticiparan que el priísta buscaría algún acuerdo con el gobierno de López Obrador para evitar sanciones.

Este miércoles, Moreno afirmó que "Va por México" no está en riesgo al asegurar que su partido tiene un proyecto conjunto pero que no coincide en todo.

"La coalición es un muro de contención y romperla por esta causa es no darle importancia a lo que hemos construido", dijo en conferencia de prensa.

yug/jla/ad