Los partidos minoritarios en Italia apoyarían un nuevo Gobierno de Conte

Agencia EFE
·4  min de lectura

Roma, 31 ene (EFE).- Los partidos con menor representación parlamentaria en Italia anunciaron hoy que están dispuesto a apoyar un nuevo Gobierno dirigido por Giuseppe Conte y que cuente con un programa con inversiones en Sanidad y Educación.

Así se lo han resumido este domingo en las distintas reuniones que han mantenido con el presidente de la Cámara de los Diputados, Roberto Fico, que ha recibido el encargo del presidente de la República, Sergio Mattarella, de intentar encontrar una mayoría sólida para un nuevo Ejecutivo, que parta de la anterior coalición.

El sábado, Fico se reunió con los cuatro grupos que formaban la antigua alianza gubernamental: el Movimiento 5 Estrellas (M5S), el Partido Demócrata (PD), Libres e Iguales (LeU) e Italia Viva (IV), de Matteo Renzi y causante de esta crisis política.

CONTE COMO PRIMER MINISTRO DE UN GOBIERNO ESTABLE Y DURADERO

Este domingo ha sido el turno del nuevo grupo bautizado como "Europeístas" y que ya ha reclutado a diez miembros del partido de la comunidad italiana en el extranjero, MAIE; del Grupo Mixto y también de las Autonomías, que dieron su respaldo a Conte cuando acudió al Parlamento a pedir la confianza para su Ejecutivo, después de que Renzi le diera la espalda.

Conte consiguió esta confianza, pero tuvo que dimitir el martes al constatar que su Ejecutivo estaba en minoría en el Senado italiano.

"Estamos listos para debatir un programa de legislatura y creemos que la persona adecuada para llevar adelante este plan y liderar un gobierno es Giuseppe Conte", dijo el senador argentino Ricardo Merlo, en representación del grupo "Europeístas-MAIE-Centro Democrático" en la comparecencia ante los medios, tras el encuentro con Fico.

En la misma línea se mostraron los miembros de las Autonomías: "Reiteramos nuestra voluntad de respaldar un Ejecutivo con Conte como primer ministro, creemos que es la garantía para una solución rápida y duradera", afirmó Gianclaudio Bressa.

Y también Riccardo Nencini, en nombre del Partido Socialista Italiano (PSI), dijo que se sumarán a un "gobierno que dure hasta el final de la legislatura", es decir, hasta 2023 que es cuando el país celebrará elecciones generales.

"Debe ser un gobierno de carácter político, formado a partir de la mayoría que ya estaba en la anterior coalición y que incorpore a quienes quieran compartir el programa que se va a elaborar", apuntó.

LA ANTIGUA COALICIÓN NEGOCIA UN POSIBLE PROGRAMA COMÚN

Mientras, los antiguos cuatro socios (M5S, PD, LeU e IV) negocian un posible programa común para intentar crear un nuevo gabinete que invierta en ámbitos como la sanidad, la educación, la investigación, las infraestructuras o la digitalización.

En principio tienen de plazo hasta el martes para avanzar hacia un entendimiento, pues ese día Fico tendrá que referir al jefe del Estado, Mattarella, el resultado de las conversaciones de estos días.

Renzi ha afirmado este domingo en una entrevista en el diario "Corriere della Sera" que está dispuesto a dar vida a un gobierno político antes que a uno institucional, pero no se cierra a secundar el segundo escenario si el primero fracasa.

No ha dicho abiertamente si pone vetos a Conte como primer ministro y ha reiterado que primero se debe hablar de reformas y después de cargos.

El ex primer ministro ya pidió el sábado un programa escrito y detallado que, entre otras cosas, contemple una correcta gestión de los 209.000 millones de euros que Italia podrá recibir en ayudas europeas del fondo de recuperación.

LAS DIVISIONES INTERNAS DEL CINCO ESTRELLAS

Y en este contexto de crisis política, el M5S, que fue la fuerza más votada con más de un 32 % de los sufragios en las generales de 2018, se divide internamente sobre si es necesario volver a pactar con Renzi y cuánto ceder en sus exigencias.

El diputado del Cinco Estrellas Pino Cabras ha subrayado en una entrevista con "La Repubblica" que Renzi tiene un 2 % de intención de voto en las encuestas y, de hecho, lidera Italia Viva, un partido escindido del PD que no existía en los últimos comicios generales, por lo que no ha sido votado.

"Hay que tratarlo como a un señor que tiene un 2 % de apoyos. No debemos dejarnos intimidar: es un político muy débil, sin consenso, que se ha escindido del PD".

En lugar de plantar cara a Renzi, dice Cabras, el M5S está ya hablando de hasta dónde está dispuesto a renunciar y advierte de que esta crisis no debe fortalecer a Italia Viva, sino que debe tener "el mismo número de ministros" que antes, es decir, dos.

(c) Agencia EFE