Los partidos hablan de mayor seguridad pero no de economia

Más destacado

Guatemala, 8 de septiembre (Télam, por Daniel Casas, enviado especial).- A horas del inicio de la veda electoral, que comienza mañana a las 20, los partidos políticos inundan las calles y los espacios radiales y de TV con mensajes que abundan en promesas de “mayor seguridad”, la principal preocupación de esta sociedad, pero nada dicen de cómo gobernarán un país sin reservas económicas y con un alto grado de endeudamiento.

El presidente Alvaro Colom, cuya fuerza no presenta candidato a sucederlo, dejó planteada esta semana la necesidad de una profunda reforma impositiva que le permita al Estado contar con recursos para paliar la pobreza y la desigualdad social.

“El Estado no podrá mantener la actividad si el Congreso no acelera la autorización de préstamos para el funcionamiento del actual Gobierno", advirtió el mandatario durante la emisión de su programa radial.

Y agregó que el país llegó "al período crítico, y muchas instituciones no podrán cumplir con sus obligaciones en un corto plazo de no ser aprobados los recursos en el Congreso".

Según los análisis, el crecimiento de la economía para el año próximo será mínima, aunque las exportaciones de productos tradicionales, como azúcar, café y banano, podrían tener buenos balances por el alza de los precios internacionales.

El problema es que aún en caso de una buena performance de los comodities que produce Guatemala, la estructura impositiva vigente es altamente favorable para ese sector del empresariado que, justamente, es el que aporta a las costosas campañas de los principales candidatos.

De hecho, una de las noticias de la jornada fue la decisión unánime del Tribunal Superior Electoral (TSE) de ordenarle al Partido Patriota (PP), de Otto Pérez Molina, que detenga la campaña porque superó por 10 millones de quetzales, unos 16 millones de dólares, los límites permitidos para la publicidad proselitista.

De todos modos, como la veda comienza mañana a las 20, el TSE no lo publicó en el Diario Oficial y el PP puede recurrir la medida, se prevé que la orden no será acatada.

En tanto, los observadores locales y la calle parecen darle la razón a la última encuesta que publicó hoy el principal diario guatemalteco, Prensa Libre, que asigna al general retirado Pérez Molina, del PP, una intención de voto del 42,6 por ciento, seguido por Manuel Baldizón, de Líder, con el 26,2 por ciento.

El sondeo, realizado por la empresa Pro Datos, sobre 1.203 entrevistas en todo el país y de todas las capas sociales, confirma que el millón de indecisos que se registró en la medición de agosto ahora se redujo, ya que los principales candidatos subieron algunos puntos en su intención de voto.

Así, Pérez Molina pasó del 37,9 al 42,6; Baldizón del 23,4 al 26,3, y Eduardo Suger, de Creo, el tercero en discordia en la disputa por la presidencia, creció del 12,6 al 14,1, aunque estos guarismos, a tres días de los comicios, confirman que no llega a disputar un lugar en el balotaje, porque la diferencia que le saca Baldizón supera al margen de error.

Muy lejos se ubica la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, en el sexto lugar, con apenas un 2,3 por ciento de intención de voto, detrás de Harold Caballeros (5,9) y Mario Estrada (3,6).

De todos modos, la medición también abarcó a la segunda vuelta en las dos hipótesis y en ambas resulta ganador Pérez Molina, que aventajó a sus adversarios en todos los distritos electorales del país.

Dos observadores locales, uno periodista y el otro funcionario internacional, coincidieron en diálogo con Télam en que “la victoria de Pérez Molina está asegurada, pero Baldizón, con su discurso populista puede darle un susto”, porque las encuestas no contemplan lo que llamaron “el voto vergonzante”, que reúne el empresario de derecha dura.

Según el sondeo, si el balotaje fuera entre Pérez Molina y Baldizón, el general cuestionado por organismos defensores de los derechos humanos obtendría el 46,9 por ciento de los votos, contra un 35,7 por ciento del empresario. El 8,4 por ciento de los consultados no votaría por ninguno de estos candidatos y el 9 por ciento no se pronunció.

Los guarismos no varían demasiado en la hipótesis de que la segunda vuelta la disputaran Pérez Molina y Suger, quien además de catedrático y empresario es un ex asesor civil de inteligencia, con jerarquía equiparable a la de un coronel, que prestó servicios a principios de la década del 80, cuando el conflicto interno que provocó cerca de 200 mil muertos estaba en su apogeo.

En ese caso el candidato del Partido Patriota ganaría con el 45,2 por ciento, y el de Creo sacaría el 36,1 por ciento, mientras que el 7,4 de los consultados no votaría por ninguno y el 11,3 no definió su voto. (Télam).-

dc-ab-jab 08/09/2011 17:55

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK