El PP evita atarse una soga al cuello con el caso Bárcenas

·3  min de lectura
El registro policial de 2014 confirmó que el PP pagó la reforma de Génova con dinero negro. (Photo By Gustavo Valiente/Europa Press via Getty Images)
El registro policial de 2014 confirmó que el PP pagó la reforma de Génova con dinero negro. (Photo By Gustavo Valiente/Europa Press via Getty Images)

El Partido Popular ha maniobrado antes de atarse una soga al cuello. Recapitulando, la jornada de este lunes arrancaba con la decisión del PP de recurrir al Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó al extesorero Luis Bárcenas por el pago en dinero negro de la reforma de su sede nacional. Y para ello ya había interpuesto el pertinente recurso.

La idea de la antigua dirección del PP era, a priori, buena: Intentar borrar esa mancha de su expediente y que no persiguiera a la nueva cúpula del partido. Dicho en otras palabras, acompañar la nueva página que está escribiendo arrancando uno de sus capítulos más oscuros. Pero antes de tomar una decisión así hay que tener en cuanto todas las variables. Y en Génova nadie había hecho este ejercicio hasta este mediodía.

Como recordarán, la Justicia sentenció en su momento a Bárcenas a dos años de cárcel y al Partido Popular al pago de 123.000 euros como responsable civil subsidiario. El silogismo era el de que, si se le anula la condena al extesorero, automáticamente decaería la responsabilidad subsidiaria al partido. Ahora bien, la grieta que en el PP creían haber localizado para derribar la sentencia no era la mejor para sus intereses.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Según el escrito inicial, al que ha tenido acceso la SER, los populares defendían que la investigación contra su extesorero se formalizó el 14 de abril de 2014 cuando los hechos ya estaban prescritos desde el 25 de julio de 2013 por lo que, alegaban, si no se tiene en cuenta este motivo, "los ciudadanos –también los inocentes, pero por azares de la vida sospechosos– estarían perennemente inseguros en relación con su libertad".

Dejando de lado la verborrea jurídica, lo que decía el PP es que, a Bárcenas, y al partido, se les ha juzgado por un delito que, en el momento del juicio, ya había prescrito. Porque las obras se abonaron en 2008, más de cinco años antes.

Eso, tal cual, es cierto. Intachable, de hecho. Pero, en la práctica, ese mismo escrito venía a reconocer que los delitos como tal sí que existieron. El del pago en negro y, por ende, el de la existencia de una 'caja b' del partido engordada en base a los pagos de empresarios supuestamente beneficiados con adjudicaciones millonarias.

Para rematar el enredo, resultaba que el PP salía en defensa de Bárcenas dando argumentos para su exculpación, pero al mismo tiempo deslizaba que "sólo él conocía y controlaba la supuesta caja B" desde la que se hicieron los pagos a la empresa Unifica.

El recurso, incluso, incidía en que los pagos que hizo en negro fueron "sin el conocimiento y sin el consentimiento" del partido. Si el PP, como aseguraba, era víctima de un fraude… ¿por qué defender a quien le ha infligido ese supuesto engaño?

Estas preguntas se las ha hecho hoy la nueva dirección presidida por Alberto Núñez Feijóo y ha caído en la cuenta de que era mejor retirar el recurso. "No se entiende políticamente", han justificado. "No conocíamos la existencia de ese recurso", ha asegurado el secretario de Justicia del PP, Esteban González Pons, y "al conocerlo, hemos decidido retirarlo, porque no lo compartimos, políticamente".

En vídeo | El PP deja clara su intención de no vender la sede nacional de Génova

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.