Partido polaco se opone a nuevo impuesto a los medios

·1  min de lectura
Manifestantes con letreros que leen "Medios libres" protestan frente al edificio de la televiisión estatal de Polonia, TVP, la noche del miércoles 10 de febrero de 2021 en Varsovia. (AP Foto/Czarek Sokolowski)

VARSOVIA (AP) — Un partido menor de la coalición de gobierno de Polonia anunció que no respaldará un polémico impuesto a la publicidad en los medios de comunicación, revelando grietas en el bloque gobernante de derecha.

La declaración del viernes por la noche del partido Acuerdo significa que a la coalición gobernante le faltarían votos en el Parlamento para aprobar la propuesta de legislación, que según los críticos en casa y en el extranjero socavaría la libertad de prensa y la diversidad en Polonia.

“En nuestra opinión (el impuesto) puede traer muchos efectos negativos a las empresas, los medios de comunicación y la gente de Polonia”, por lo que Acuerdo “no ve ninguna posibilidad de apoyar la iniciativa en su forma actual”, dijo el partido en un comunicado.

El anuncio revela desacuerdos dentro de la coalición conservadora que está en el poder desde 2015 y que se encuentra en su segundo mandato. Está formada por Ley y Justicia, Acuerdo y otro partido pequeño.

El gobierno argumenta que el nuevo impuesto, vinculado al tamaño de las empresas, busca equilibrar la competencia de grandes y pequeñas empresas de medios, haciendo que gigantes de las comunicaciones como Google, Facebook, Apple o Amazon paguen una parte justa. Dijo que el impuesto de “solidaridad” significaría unos 800 millones de zlotys (215 millones de dólares) que reforzarían las finanzas estatales, fuertemente golpeadas por la pandemia de coronavirus, y que se destinarían a la atención médica y la cultura.

Unos 45 medios independientes suspendieron el miércoles su cobertura durante 24 horas en protesta por el plan, alegando que provocaría el colapso de muchos de ellos. Dijeron que ya están pagando impuestos corporativos sobre publicidad y muchos otros cargos. Mientras tanto, el gobierno ha estado subsidiando generosamente a los medios de comunicación estatales.