El partido italiano Cinco Estrellas, dividido entre el portazo a Mario Draghi o seguir apoyándolo

·2  min de lectura

Roma, 17 jul (EFE).- El partido italiano Movimiento 5 Estrellas (M5S), causante de la crisis que ha puesto en jaque al Gobierno de Mario Draghi, se encuentra dividido entre la facción que quiere abandonar la coalición del primer ministro y la que por contra pide seguir en ella para no interrumpir la inversión de fondos europeos.

El líder de esta formación populista, Giuseppe Conte, reunió hoy a sus diputados y senadores para estudiar su posición en la crisis de Gobierno que ellos mismos desataron el pasado jueves al no votar una moción de confianza, desmarcándose del resto de la coalición.

Draghi, al frente de un Gobierno de unidad nacional apoyado por todos los partidos menos por los ultras Hermanos de Italia, decidió dimitir, aunque el jefe del Estado, Sergio Mattarella, no lo aceptó y le encargó saldar la crisis el miércoles en el Parlamento.

Conte explicó que, al no votar la moción, en realidad no estaban retirando su apoyo al Gobierno sino manifestando su desacuerdo con un decreto con ayudas contra la inflación que ve insuficiente, pero avanzó que si no se cambia, saldrán definitivamente de la coalición.

La asamblea del M5S se dividió hoy entre los parlamentarios que abogan por dar el portazo definitivo a Draghi, retirando del gabinete a los tres ministros, un viceministro y cinco secretarios, y la corriente que cree esencial continuar en el Ejecutivo.

Y es que la presión para que el Gobierno agote la legislatura en marzo de 2023 sigue subiendo dada la urgencia de gestionar la oleada inflacionaria, la crisis energética y la aplicación del Plan de Recuperación de la pandemia, con 191.000 millones de euros europeos.

La división del M5S quedó ilustrada por la posición de dos de sus ministros y exponentes, el de Agricultura, Stefano Patuanelli, y el de Relaciones con el Parlamento, Federico D'Incà.

El primero ha avanzado que dimitirá en caso de que Conte así se lo solicite, mientras que el segundo hoy pidió "una tregua" con Draghi "por el bien del país" y "para no dificultar la aplicación de las reformas" del Plan de Recuperación, informan los medios locales.

Conte deberá aclarar la posición del M5S en las próximas horas pero, a su vez, la coalición gubernamental se ha dividido entre quienes ven con buenos ojos el regreso del partido y los que ya no se fían.

El progresista Partido Demócrata considera que Draghi debe seguir en el Gobierno con la misma mayoría, incluyendo el M5S, mientras que las derechistas Forza Italia de Silvio Berlusconi y Liga de Matteo Salvini no quieren volver a gobernar con esa formación.

El M5S, el partido más votado en las generales de 2018, acaba de sufrir una dura escisión capitaneada por Luigi Di Maio, actual ministro de Exteriores, y busca reconquistar al votante perdido tras los últimos y reiterados batacazos electorales.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.