Partido israelí al borde del colapso por renuncias

·1  min de lectura

JERUSALÉN (AP) — Un prominente miembro del partido Azul y Blanco en el gobierno israelí renunció el martes, dejando a la agrupación al borde del colapso poco antes de las elecciones de marzo.

El Knéset (parlamento israelí) se disolvió la semana pasada luego que el gobierno no logró consenso para el presupuesto en medio de ásperas disputas entre los dos integrantes del gobierno: el derechista Likud y el centrista Azul y Blanco.

Por ende, Israel se encamina a su cuarta elección nacional desde marzo del 2019, en medio de la pandemia del coronavirus, una severa crisis económica y un inminente juicio por corrupción al primer ministro Benjamin Netanyahu.

Avi Nissenkorn, ex líder sindicalista y ahora ministro justicia y miembro de Azul y Blanco, anunció que renunciaba y que pasaría a integrar al nuevo partido político formado por el alcalde de Tel Aviv.

“Traeremos buenas noticias a cientos de miles de israelíes que se sienten huérfanos políticos y lo haremos con acciones no con palabras”, afirmó Nissenkorn.

Azul y Blanco, que bajo el liderazgo del ahora ministro de defensa Benny Gantz compitió y llegó a la par con el Likud en tres elecciones consecutivas, se está desintegrando ahora tras la deserción de varias figuras prominentes.

El partido anunció que Gantz le pidió la renuncia a Nissenkorn “ya que tiene un nuevo partido político”.

En días recientes renunciaron también los legisladores Assaf Zamir y Miki Haimovich.