El Partido Colorado zanja diferencias y busca seguir en el poder en Paraguay

Asunción, 5 ene (EFE).- Los exministros Santiago Peña y Arnoldo Wiens dejaron de lado este jueves sus diferencias tras la dura campaña de cara a los comicios internos del Partido Colorado, en los que se eligió el pasado 18 de diciembre al candidato presidencial del oficialismo, y prometieron trabajar juntos por la Presidencia y la mayoría del Congreso en Paraguay.

Peña, quien se impuso con un 51,60 % de los votos en las primarias, visitó la residencia de Wiens, para protagonizar el tradicional "abrazo colorado", como se conoce en el país a la reconciliación en el seno del oficialismo.

La reunión buscó subsanar la división heredada de la campaña electoral, que esta vez estuvo marcada por un fuerte pulso entre el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, y el exmandatario Horacio Cartes (2013-2018), quienes se enfrentaron en las internas por la jefatura del partido de Gobierno.

La contienda también se vio impactada por la inclusión por parte de EE.UU. de Cartes y del vicepresidente paraguayo, Hugo Velázquez, en su lista de corruptos, lo que llevó a este último a desistir de su aspiración presidencial.

"Yo no tengo ninguna duda de que la sumatoria de esfuerzos individuales es lo que va a permitir que el Partido Colorado tenga un gran resultado el 30 abril, no solamente ganando la Presidencia, ganando más gobernaciones y ganando más bancas en el Parlamento", declaró Peña, del movimiento Honor Colorado, a los periodistas.

En ese sentido, aseguró que decidieron unirse a pesar de sus diferencias y defendió que en una fuerza política con 2,6 millones de afiliados "es imposible pensar que todos piensen de la misma manera".

"El Partido Colorado está caminando a paso firme, con nuestras diferencias, con nuestro respeto, con las banderas que cada uno de nosotros podemos llevar adelante, pero hoy elegimos unirnos en las coincidencias", agregó el candidato oficialista, quien compareció junto a Wiens sosteniendo la bandera paraguaya.

En la misma línea se pronunció Wiens, quien anticipó "semanas, meses, de intenso trabajo", al señalar que "van a estar en juegos las candidaturas a las gobernaciones, a las juntas departamentales, diputados, senadores", así como la Presidencia.

"Los paraguayos y las paraguayas que el próximo 30 de abril van a ir a las elecciones tienen que encontrar al Partido Colorado consolidado", subrayó.

El exaspirante, que asumió la precandidatura de la facción Fuerza Republicana en reemplazo de Velázquez, trazó como objetivo alcanzar la mayoría en las gobernaciones de los 17 departamentos, en los concejos departamentales, así como en la Cámara de Diputados y el Senado.

Sin embargo, expresó públicamente el pedido de su movimiento para que la bancada de Honor Colorado apoye en el Congreso el pedido de juicio político al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Antonio Fretes, quien solicitó un permiso de sus funciones tras ser salpicado por un escándalo que involucró a dos de sus hijos.

"Creo que es una señal que el país y el Partido Colorado espera de respeto a la institucionalidad. Queremos una Justicia justa, transparente", argumentó el dirigente.

Peña ratificó la posición de Honor Colorado de no apoyar el proceso y alegó que cuando el Congreso se instale el próximo 1 de marzo luego de las vacaciones de fin de año, faltarán escasos días para que Fretes deje el cargo por cumplir la edad límite para ejercer ese rol, establecida en 75 años.

El Partido Colorado ha gobernado en Paraguay desde 1948, con excepción del periodo presidido por el izquierdista Fernando Lugo (2008-2012) y el liberal Federico Franco (2012-2013).

(c) Agencia EFE