Sin la participación del Presidente, el kirchnerismo ultima detalles de un acto masivo para Cristina Kirchner

·4  min de lectura
Alberto Fernández y Cristina Kirchner en el acto por los 100 años de YPF
Alberto Fernández y Cristina Kirchner en el acto por los 100 años de YPF - Créditos: @Rodrigo Néspolo

Cristina Kirchner volverá a subirse a un escenario este sábado, a una semana de los incidentes en las inmediaciones de su casa en Recoleta. Lo hará en la quinta La Colonial del Parque Municipal Néstor Kirchner, en Merlo, un lugar emblemático para el Frente de Todos. Allí, en 2019, Kirchner se presentó por primera vez junto a Alberto Fernández y el año pasado volvieron para cerrar la campaña rumbo a las elecciones de medio término. Para, esta vez, no se prevé que Fernández sea de la partida .

Desde el entorno presidencial confirmaron que no Fernández no asistirá, pese a que anoche incluso muy cerca suyo habían afirmado a LA NACION que el mandatario tenía intenciones de asistir a lo que, se espera, sea una multitudinaria muestra de apoyo a Cristina Kirchner luego del pedido de condena de 12 años de prisión en el marco de la causa Vialidad. Desde el kirchnerismo duro, en tanto, buscaron alejarse de los rumores que los ubicaban evitando la presencia del mandatario en el lugar.

Riesgo de canibalismo en la balsa de Cristina

Kirchner será la única oradora del acto y entre mañana y el sábado se terminará de decidir quiénes la acompañarán en el escenario, emplazado a unos 150 metros del lugar donde se realizará el Congreso del PJ bonaerense, la excusa formal del evento. Los congresales estarán reunidos desde las 10 de la mañana y será al final del encuentro que se dará el discurso de la vicepresidenta.

Cristina Kirchner, Gustavo Menéndez y Alberto Fernández en el acto realizado en Merlo
Cristina Kirchner, Gustavo Menéndez y Alberto Fernández, en el acto realizado en Merlo de 2019, para lanzar las candidaturas

Por estas horas, todos los intendentes del conurbano están preparando a sus militantes para movilizar al acto, previsto para las 12.30 . Los organizadores prevén reunir unas 70.000 personas, que es la capacidad del predio. Algunas fuentes arriesgan que ese número se verá superado y que la militancia se extenderá sobre las calles que rodean al predio.

En La Matanza, Lomas de Zamora o Almirante Brown, solo por nombrar algunos de los partidos más populosos que tendrán presencia en el acto, las unidades básicas del PJ serán puntos de concentración para los militantes. Pero la concurrencia no será únicamente del Gran Buenos Aires. Según pudo saber LA NACION, llegarán militantes desde ciudades clave del interior bonaerense, como Mar del Plata.

“Movilizaremos un poco cada uno”, graficó un intendente de la zona oeste del Gran Buenos Aires. Un par suyo, pero de la zona sur, indicó que “todos” los jefes comunales llevarán a sus militantes. Algunos lo harán con columnas masivas y otros aportarán una concurrencia menos nutrida, pero simbólica y que les permitirá dar el presente.

En la organización del acto confluyen la cúpula del PJ bonaerense (presidido por Máximo Kirchner) con los jefes políticos del distrito de Merlo, los hermanos Gustavo y Karina Menéndez. El primero es intendente en uso de licencia y titular del Grupo Bapro; Karina -que fue concejala y secretaria de Desarrollo Social del municipio- lo reemplazó en la intendencia a fines de 2021, antes de que se sancionara la modificación legal que les permite a los intendentes una nueva reelección.

Según pudo saber LA NACION, al frente del congreso partidario estaría Fernando Espinoza, intendente de La Matanza. Se encargará de las cuestiones formales, como la aprobación de la memoria y balance del partido, y quizás la conformación de una nueva mesa política partidaria. Pero la única oradora del acto será la vicepresidenta.

Una fuente del PJ auguró que “va a salir un respaldo cerrado a Cristina” y que “van a pedirles a los intendentes que demuestren fidelidad”.

Cómo sigue la disputa por el control de la seguridad en Recoleta

Por lo pronto, cerca de la vicepresidenta aseguran que la ven “contenta” y que su única preocupación estos días fueron los incidentes frente a su domicilio. “Desde el alegato del fiscal [del juicio por Vialidad, Diego Luciani], Cristina recibe cariño y muestras de afecto de su gente todos los días en la puerta de su casa. Se la ve radiante”, aseguran en el entorno de Cristina Kirchner.

Desde que se produjo el pedido de 12 años de prisión para ella, Kirchner habló en varias oportunidades: hizo su descargo vía redes sociales al día siguiente de la presentación de Luciani; el sábado salió de su departamento para saludar a la militancia y, luego, en el correr de la semana, habló en el Senado con organismos de derechos humanos. Pero un acto de estas características no realiza desde el 2 de julio en Ensenada. Fue la tarde en que Martín Guzmán renunció, en pleno discurso de la vicepresidenta, a su cargo de ministro de Economía.