Partes de Francia entran en confinamiento en medio de confusión y frustración

·2  min de lectura
Foto de archivo. Pasajeros cerca de un tren rápido en la estación de Montparnasse en París antes del tercer confinamiento impuesto por las autoridades para contener la propagación del coronavirus. Francia, 19 marzo, 2021. REUTERS/Gonzalo Fuentes

PARÍS, 20 mar (Reuters) - Casi un tercio de los franceses ingresaron a un confinamiento de un mes el sábado y muchos expresaron fatiga y confusión sobre el más reciente conjunto de restricciones destinadas a contener la propagación del coronavirus.

El gobierno anunció las nuevas medidas el jueves después de un aumento en los casos de COVID-19 en París y partes del norte de Francia.

Las nuevas restricciones son menos severas que las vigentes durante los cierres de la primavera y noviembre de 2020, lo que genera preocupaciones de que puedan no ser efectivas.

"Espero que termine bastante rápido, aunque tengo dudas sobre la eficacia de las medidas", dijo Kasia Gluc, de 57 años, editora gráfica en la avenida de los Campos Elíseos en París.

Hubo frustración entre los propietarios de tiendas supuestamente no esenciales que se vieron obligados a cerrar.

Las tiendas que pueden permanecer abiertas incluyen aquellas que venden comida, libros, flores y chocolate, así como peluquerías y zapateros, pero no tiendas de ropa, muebles y belleza, según una lista publicada el viernes por la noche.

El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, quien dijo que un total de 90.000 tiendas deberían cerrar, defendió la lista de tiendas que podrían permanecer abiertas, en particular las que venden chocolate y flores solo dos semanas antes de Pascua.

"No digo en absoluto que esto sea lo ideal, pero cada vez se hace con una lógica simple: garantizar la salud de los franceses preservando al máximo la actividad económica y los comercios", dijo a la radio France Inter.

Las personas pueden salir de casa con la frecuencia que quieran dentro de un rango de 30 kilómetros, bajo ciertas condiciones, siempre que llenen una declaración, dijo el Ministerio del Interior. El primer ministro Jean Castex el jueves solo se había referido a un radio de 10 km.

"Tenemos que tener un permiso, pero en comparación con los bloqueos anteriores, todavía tenemos mucha más libertad para salir. Entonces, ¿estamos confinados? Sí y no", dijo Antonin Le Marechal, de 21 años.

El gobierno, que ha evitado usar la palabra cierre para describir las últimas restricciones, argumenta que las medidas son necesarias para aliviar la presión sobre las unidades de cuidados intensivos que están a punto de desbordarse. Un gran número de parisinos abandonó la ciudad antes de que las restricciones entraran en vigor a medianoche.

(Reporte de Ardee Napolitano y Noemie Olivie, escrito por Sybille de La Hamaide, editado en español por Gabriela Donoso)