Primer paro en cuarentena: los trabajadores de la carne no trabajarán el lunes

La Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne y Afines (Fesitcara) decidió para el lunes próximo un paro nacional de actividades de 24 horas en todas las plantas frigoríficas del país en repudio a la represión producida este jueves contra los obreros del frigorífico Penta de Quilmes, informó el gremio.

Los trabajadores fueron reprimidos y algunos heridos con balas de goma por las fuerzas policiales bonaerenses cuando reclamaban la reincorporación de 240 operarios despedidos, la reapertura de la fábrica y el pago de salarios.

La medida de fuerza fue adoptada por la conducción nacional de la organización sindical que lidera Gabriel Vallejos, quien calificó a los hechos ocurridos frente al establecimiento industrial como "lamentables".

"Es lamentable lo que sucedió esta tarde en el frigorífico Penta. Es inexplicable que haya 240 operarios en la calle, en especial en el contexto de una pandemia. La única respuesta a los justos reclamos fue la brutal represión, por lo que la Fesitcara irá a a huelga nacional en principio durante 24 horas el lunes próximo", afirmó, el dirigente gremial en un comunicado.

El titular de la Fesitcara, la organización nacional paralela a la Federación Sindical del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, que lidera José Fantini, aseguró que más de 20 trabajadores fueron víctimas de "una brutal represión por parte de fuerzas policiales bonaerenses" solo por reclamar frente al frigorífico el pago de salarios adeudados y las reincorporaciones.

El establecimiento fabril quilmeño está sobre el Camino General Belgrano.

Vallejos dijo que 5 trabajadores fueron internados con heridas de bala de goma en el Hospital Subzonal Materno-Infantil Eduardo Oller, de Francisco Solano.

 

El propio Vallejos resultó herido por una bala de goma durante la represión, informó el sindicato en el documento de prensa, y agregó que otros trabajadores fueron "golpeados" y algunos dirigentes "esposados" mientras respaldaban la protesta.

La Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA) que lidera Ricardo Peidro, que también apoyó las acciones gremiales en el lugar, repudió "la represión y los 240 despidos" y ratificó que su propietario, el empresario Ricardo Bruzzese, no permite desde hace una quincena el ingreso de los operarios de la carne al establecimiento y tampoco abona los salarios.

Claudio Arévalo, secretario general de la CTAA y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de Quilmes, denunció que en "un contexto crítico para el país los empresarios que se enriquecieron con el modelo neoliberal durante años ahora no dudan en despedir ante la primera crisis y en reclamar la represión".

La intendenta quilmeña Mayra Mendoza, del Frente de Todos, también repudió hoy la represión de los efectivos policiales bonaerenses contra los trabajadores de Penta que procuraban ingresar a la planta de Bernal Oeste en defensa de sus fuentes laborales ante la posibilidad cierta del cierre definitivo de la fábrica.

"De ninguna manera el municipio de Quilmes avala la represión sufrida por los trabajadores y repudia la violencia como mecanismo de solución al conflicto. En el marco de la pandemia y, en medio de esa crítica situación, 240 trabajadores fueron despedidos", puntualizó un documento de la comuna quilmeña.

En tanto, el gobierno bonaerense, a través de la Auditoria General de Asuntos Internos dependiente del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, dispuso en la noche del jueves desafectar a los policías que tiraron balas de goma en la protesta de trabajadores del frigorífico Penta en Quilmes.

La decisión se tomó porque los efectivos de la Bonaerense "no tenían orden de reprimir" durante la protesta.

Tras los incidentes, Berni se presentó en el lugar y luego visitó al hospital donde habían sido trasladado los heridos.