Parlamento venezolano pide apoyo internacional para adelantar elección presidencial

El expresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela Henry Ramos Allup habla durante una sesión especial del Parlamento celebrada en el centro deportivo Parque Miranda de Caracas, el 27 de abril de 2017 (AFP | RONALDO SCHEMIDT)

La mayoría opositora del Parlamento venezolano pidió este jueves a la comunidad internacional que exija al gobierno de Nicolás Maduro adelantar las elecciones presidenciales, previstas para diciembre de 2018.

Al acusar a Maduro de romper "el orden constitucional", el Legislativo solicitó activar los "mecanismos que permite la Constitución para la celebración de una elección presidencial anticipada este mismo 2017", en un manifiesto aprobado durante una sesión especial en un estadio de Caracas.

La Cámara instó a los gobiernos de Latinoamérica y el Caribe, al igual que a organismos como Naciones Unidas, OEA y Mercosur, presionar a Maduro para que fije "de manera inmediata un cronograma electoral integral" que incluya las elecciones de gobernadores y alcaldes este año.

Las regionales debieron hacerse en diciembre último y las municipales a finales de 2017.

Desde el 1 de abril se registran movilizaciones contra Maduro en rechazo a una sentencia con la que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se adjudicó las funciones del Parlamento.

Aunque la corte dio marcha atrás luego de una fuerte presión internacional, las protestas, que dejan 28 muertos, siguen con la exigencia de "elecciones generales".

El manifiesto también pide respaldo para que se respete la autonomía del Parlamento, se acepten donaciones de alimentos y medicinas, en grave escasez, y se libere a los "presos políticos".

Además, solicita ayuda para que se desmovilicen las "fuerzas paramilitares", como la oposición llama a grupos que apoyan al gobierno y acusa de estar armados.

Los diputados rechazan retomar un fallido diálogo con el gobierno, que fracasó en diciembre último pese a la mediación del Vaticano, por considerar que el oficialismo incumplió lo pactado.

"No creemos en diálogos construidos con base en la fuerza y la represión", añadió el documento.