Una activista de la paz será la primera mujer en dirigir Exteriores en Libia

Agencia EFE
·2  min de lectura

Trípoli, 10 mar (EFE).- La investigadora y activista de la paz Najla al Mangoush, formada en la sociedad civil, se convertirá en la primera mujer de la historia en Libia en asumir la cartera de Asuntos Exteriores, una de las más importante del nuevo Gobierno Nacional de Unidad (GNU) aprobado hoy.

Abogada de formación, Al Mangoush tiene un brillante currículo como investigadora independiente en cuestiones acerca de la transición a la paz en tiempos de guerra, mediación en conflictos, negociación política, derecho internacional y Justicia transicional y es miembro destacada de varias organizaciones, como la plataforma de Mujeres Libias para la Paz (LWPP).

Considerada una de las voces femeninas más brillantes de la nueva generación libia, Al Mangoush disfrutó de una beca Fulbright tras estudiar "Transformación de conflictos" y licenciarse en el Centro para la Justicia y la Construcción de la Paz (CJP) de la Universidad estadounidense Eastern Mennonite, en Harrisonburg.

Bilingüe con árabe e inglés, profundizó sus estudios sobre Oriente Medio cuando trabajaba en el Instituto para la Paz de Estados Unidos en Libia y en la actualidad cursa un doctorado en la Escuela de Análisis y Resolución de Conflictos, con especialización en transiciones de guerra a paz y procesos de paz.

Miembro del antiguo Consejo Nacional de Transición de Libia, durante la revolución que en 2011 acabó con la larga dictadura de Muamar al Gadafi actuó como jefa de la Unidad de Participación Pública, una organización de la sociedad civil que contribuyó a articular las voces independientes y formar a los responsables políticos desde un enfoque colaborativo no violento hacia la paz.

COTA FEMENINA INSUFICIENTE

Al Mangoush lidera el pequeño grupo de mujeres que integran el GNU y que representan apenas un 15 % del amplio gabinete, la mitad de lo exigido por el Foro de Diálogo Político para Libia, un organismo no electo creado por la ONU "ad hoc" en octubre que tras seis meses de trabajo consiguió este martes acabar con siete años de división política.

El GNU, que sustituirá al Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli desde el fallido proceso de paz de 2015, y al Ejecutivo no reconocido en el este, tutelado por el controvertido mariscal Jalifa Hafter, logró el aval del Parlamento en Sirte pese a las sospechas de soborno que penden sobre el primer ministro, Abdil Hamid al Dbeibah, y las dudas sobre algunos ministros por presunta corrupción.

Su objetivo ahora será cohesionar la frágil reconciliación política, garantizar la continuidad del quebradizo alto el fuego negociado por Rusia y Turquía y conducir el país hasta las elecciones legislativas previstas para diciembre próximo.

A falta de la decisión sobre la cartera de Defensa, no asignada aún por conflicto de intereses entre los dos gobiernos cesantes rivales, está previsto que el nuevo Ejecutivo preste el juramento el lunes en la ciudad oriental de Bengasi y que celebre después su primer consejo de ministros en Trípoli, destinado a aprobar los presupuestos.

(c) Agencia EFE