El Parlamento Europeo aprueba la adopción del cargador universal para dispositivos portátiles

Frederick Florin AFP

El Parlamento Europeo aprobó este martes 4 de octubre una ley que impone un cargador único, con puerto USB-C, para teléfonos inteligentes, tabletas y dispositivos portátiles a partir de finales de 2024, una medida que obligará a Apple a modificar sus modelos.

La normativa fue aprobada por aplastante mayoría de 602 votos a favor y 13 en contra, con ocho abstenciones. La medida hará que Apple tenga que abandonar el puerto específico para carga de sus modelos iPhone, denominado Lightning.

De acuerdo con la legislación aprobada, a partir de la implementación de la normativa los aparatos portátiles podrán ser vendidos con o sin el cargador, para dar a los consumidores la posibilidad de utilizar cables que ya posean en sus viviendas sin pagar por uno nuevo.

Durante las discusiones los eurodiputados alegaron que la adopción de un modelo único de cargador reducirá la montaña de cargadores obsoletos descartados cada año y reducirá los costos para los consumidores.

Se espera que el cambio permita el ahorro al menos 200 millones de euros (195 millones de dólares) por año y reduzca más de 1.000 toneladas de desechos electrónicos anuales en la UE, dijo la comisaria europea para la Competencia, Margrethe Vestager.

Apple había resistido las iniciativas para homogenizar los puertos de carga de teléfonos celulares y dispositivos portátiles, alegando que tal legislación sería un obstáculo a la innovación tecnológica.

Sin embargo, usuarios de los más recientes modelos de iPhone se quejan que el puerto Lightning es capaz de transferir datos a apenas una fracción de la velocidad que lo hace el USB-C.

Una larga negociación

La normativa adoptada este martes por el Parlamento Europeo deberá ser aplicada en forma plena en un plazo de dos años para teléfonos móviles, tabletas, cámaras digitales, auriculares, altavoces portátiles, consolas portátiles de videojuegos y lectores electrónicos, entre otros.

La normativa determina que, una vez que la ley sea publicada en el Diario Oficial de la UE, los países del bloque tendrán un plazo de 12 meses para adaptar sus legislaciones internas, y otros 12 meses para tornar obligatoria su aplicación.

El eurodiputado maltés Alex Agius Saliba, que coordinó las delicadas negociaciones durante más de un año, celebró la adopción de la norma y apuntó que "es un gran día para los consumidores y un gran día para el medio ambiente".

Este martes, en la última sesión de debates, Saliba tenía en su mesa de trabajo una caja con un enorme enmarañado de cables inútiles, como los que se pueden encontrar en la mayoría de las viviendas de Europa.

"Esto es el pasado", dijo el legislador, mostrando la maraña de cables sin uso.

El proyecto por un cargador universal fue objeto de agotadoras negociaciones y varias tentativas frustradas en los últimos años, ante la feroz oposición de Apple.

Finalmente, en junio fue posible hilvanar un acuerdo mayoritario que permitió su aprobación este martes.

Se espera que la medida de la UE tenga repercusiones en todo el mundo.

Los 27 países de la Unión Europea albergan a 450 millones de personas que se cuentan entre los consumidores más ricos del mundo. Por ello, cambios regulatorios para el bloque a menudo impulsan la adopción de estándares globales.