El Parlamento aprueba un crédito que permitirá a Brasil pagar sus deudas con la ONU

Agencia EFE
·2  min de lectura

Brasilia, 17 dic (EFE).- El Parlamento brasileño aprobó este jueves un crédito extraordinario que permitirá al Gobierno del presidente Jair Bolsonaro pagar su deuda con la Organización de Naciones Unidas (ONU) y otros organismos internacionales.

El crédito, por un total de 3.300 millones de reales (unos 600 millones de dólares), fue aprobado en una sesión primero por la Cámara de Diputados y luego por el Senado, y era fundamental para que Brasil conservara su derecho a voto en la ONU.

Según fuentes oficiales, Brasil mantiene una deuda 390 millones de dólares con las Naciones Unidas y, de esa suma, debe pagar al menos 113,5 millones de dólares antes del 31 de diciembre próximo para mantener el derecho a voto en la organización.

El crédito adicional aprobado por el Parlamento también permitirá que el país se ponga al día con la Organización Mundial de Comercio (OMC), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y otros mecanismos internacionales con los que está atrasado en sus contribuciones obligatorias.

En el caso de la ONU, el derecho a voto de los países miembros es suspendido cuando la mora en esas contribuciones acumula dos años, una situación en la que Brasil caerá si no cumple con esa obligación antes del último día de 2020.

Actualmente, por deudas acumuladas durante más de dos años, están con el derecho a voto suspendido los Estados de Somalia, las Islas Comoras y Santo Tomé y Príncipe.

Esa medida está contemplada en el Artículo 19 de la Carta de las Naciones Unidas, la cual establece esa sanción para aquellos países miembros en mora durante dos años y que no puedan demostrar que el atraso se debió a "causas ajenas a su voluntad", lo cual no sería el caso de Brasil, una de las principales economías emergentes.

Desde la propia fundación de las Naciones Unidas, en 1945, Brasil ha tenido una intensa actividad en la organización y participado en decenas de misiones de paz, así como, por tradición, su jefe de Estado es quien abre cada año las sesiones de la Asamblea General.

Desde hace años, Brasil también pleitea un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, un estatus que sólo ostentan Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China.

(c) Agencia EFE