El Gobierno y el RKI alertan de la situación extrema en Alemania

·3  min de lectura

Berlín, 19 nov (EFE).- El Gobierno alemán en funciones y el Instituto Robert Koch (RKI) de virología alertaron hoy de la situación extrema en la que se encuentra Alemania, con picos consecutivos de nuevos contagios e incidencias y el consecuente riesgo de saturación de los hospitales.

"La situación es grave, más grave que hace una semana", dijo el titular de Sanidad en funciones, Jens Spahn, mientras el presidente del RKI, Lothar Wieler, afirmó que "toda Alemania es un único gran brote".

En una rueda de prensa conjunta, Spahn señaló que sólo en las últimas cuatro semanas la incidencia se ha quintuplicado y se han registrado sucesivos máximos, con cifras en consecuencia "tristemente elevadas" de hospitalizaciones y muertos.

"La realidad es que sólo con vacunas y dosis de refuerzo no podremos romper a corto plazo la cuarta ola, y por lo tanto hacen falta medidas para la reducción de contactos", dijo.

Alemania se encuentra en el peor momento de la pandemia debido a la variante delta y a la tasa insuficiente de vacunación, con un 67,9 % de la población con la pauta completa, lo cual "es duro, duele y es frustrante", porque todos esperaban otro invierno precisamente gracias a las vacunas, dijo.

Wieler por su parte subrayó que la cifra de casos activos supera el medio millón y la incidencia acumulada en siete días, los 300 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes -340,7 según cifras actualizadas-.

Advirtió de que la situación va a empeorar, por lo que llamó a actuar y no perder más tiempo, y sobre todo a implementar de manera consecuente las normas acordadas.

"Una regla que no se cumple, no tiene ningún sentido y luego se sugiere además que no es efectiva", criticó.

Se refirió en particular a los topes en la tasa de hospitalización acordados ayer por el Gobierno central y los estados federados a partir del cual se introducirán restricciones graduales y a escala regional.

Así, donde la tasa de hospitalización supere los 3 por cada 100.000 habitantes en siete días, sólo las personas vacunadas o sanadas podrán acceder a bares, restaurantes, otros espacios públicos cerrados.

Si el índice alcanza los 6, las personas inmunizadas deberán presentar además un test negativo y si se supera el umbral de los 9, podrá incluso decidirse un cierre de la vida pública.

No obstante, esta norma, en la situación actual, ya no alcanza, dijo Wieler, quien volvió a abogar por cancelar eventos de grandes dimensiones, cerrar lugares de contagios masivos como clubes y bares y reducir los contactos privados.

Spahn, por su parte, recomendó no descartar ninguna opción al ser preguntado sobre un nuevo parón de la vida pública, aunque subrayó que el esfuerzo debería centrarse en no llegar a esa situación.

Precisamente un asunto que evidencia la difícil situación es la necesidad del traslado de pacientes dentro de una misma región sanitaria de las cinco en las que se divide Alemania, advirtió Spahn, quien no descartó que se tenga que derivar enfermos a otras regiones e incluso a países vecinos.

El problema, agregó, es que todavía no se ha alcanzado el pico y que incluso si hoy ya no se contagiara ninguna persona más, la cifra de pacientes en las ucis seguirá creciendo.

Spahn y Wieler insistieron en acelerar la vacunación en el país, donde apenas el 70,4 % ha recibido al menos la primera dosis y se han administrado 5,2 millones de dosis de refuerzo.

"Vacunarse no es un asunto privado, es una cuestión de solidaridad", dijo Spahn.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.