Parlamentarios europeos rechazan ley de aborto en Polonia

VANESSA GERA
·2  min de lectura
La secretaria de asuntos europeos de Portugal Ana Paula Zacarias, en el Parlamento Europeo en Bruselas el 9 de febrero del 2021. (Olivier Hoslet, Pool via AP)

VARSOVIA (AP) — Varios miembros del Parlamento Europeo condenaron el martes la prohibición casi total al aborto aprobada en Polonia, argumentando que constituye una grave violación de los derechos de las mujeres.

Si bien algunos parlamentarios elogiaron al gobierno polaco afirmando que actuó en defensa de valores religiosos, otros criticaron la medida tomada en la nación de fuerte influencia católica.

La comisionada de igualdad de la Unión Europea, Helena Dalli, reconoció que la UE no tiene jurisdicción sobre las políticas de aborto de sus países miembros, pero aun así calificó el fallo en Polonia como señal del deterioro de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en esa nación europea.

El debate se produce luego de que el Tribunal Constitucional de Polonia emitió una casi total prohibición sobre la interrupción del embarazo, en vigencia a partir de enero.

Polonia ya tenía una de las leyes más restrictivas sobre el aborto en toda Europa, permitiendo la práctica sólo en caso de violación o incesto, cuando la vida de la madre corría peligro o cuando el feto mostraba deformidades.

El tribunal determinó que un aborto debido a anormalidades —incluso en casos donde el feto muestra defectos tan severos que moriría al nacer— no es constitucional.

Las nuevas restricciones eran deseadas por el partido oficialista en Polonia, el Ley y Justicia, que está estrechamente aliado con la Iglesia católica. El partido las consideraba necesarias para evitar abortos de fetos que tenían el síndrome de Down, que constituían una gran parte de los abortos legales.

La mayoría de los europarlamentarios criticaron la decisión, afirmando que constituye un revés para los derechos humanos. Muchos señalaron la que la medida ocurre en medio de un contexto de erosión de los estándares democráticos en Polonia, donde la independencia judicial ha sido reducida y las autoridades han empleado retórica homofóbica.

Frances Fitzgerald, del partido irlandés Fine Gael, calificó la prohibición de “sombría e inhumana”.