Paritarias: la UTA acordó un aumento de 31% por seis meses y marca la pauta salarial de referencia

El presidente Alberto Fernández junto a la ministra de Trabajo, Raquel "Kelly" Olmos
El presidente Alberto Fernández junto a la ministra de Trabajo, Raquel "Kelly" Olmos

La Unión Tranviaria Automotor (UTA), el gremio que reúne a los colectiveros, acordó de palabra con el Gobierno un aumento salarial de 31 por ciento por seis meses y marca así la pauta de referencia que Sergio Massa pretende trazar para el inicio de las paritarias. El trato, que se abonaría en tres cuotas y contempla una revisión por inflación, se firmaría entre hoy y mañana, después de una reunión que está prevista entre funcionarios del Ministerio de Transporte y los empresarios del rubro para definir el reparto de los subisidios.

La Uocra ocupó una playa pública en Berisso y montó un centro recreativo

“Nosotros tenemos el acuerdo cerrado con el Gobierno y ahora falta que el Gobierno acuerde con los empresarios. Es una negociación aparte, pero entre hoy y mañana debería resolverse. Tenemos que colaborar para bajar los costos y la inflación”, dijo a LA NACION Roberto Fernández, el jefe de la UTA desde 2008 y que revalidó recientemente su poder. De concretarse la suba, el salario inicial de los choferes se elevaría a $210.000 y beneficiaría a 80.000 trabajadores, aproximadamente.

"Nos están matando como perros", dijo el titular de la UTA, Roberto Fernández, tras el crimen de otro chofer
Roberto Fernández, el jefe del sindicato de la UTA que convalidó la pauta salarial de referencia que trazó el Gobierno - Créditos: @Fabián Marelli / LA NACION

Con este aumento, el Ministerio de Economía pretende encauzar las negociaciones salariales en torno al 60% anual, en línea con la proyección inflacionaria incorporada por el ministro en la ley de Presupuesto que fue avalada por el Congreso. Podría haber acuerdos salariales similares en las próximas semanas en los siguientes sectores: bancarios, textiles, mecánicos, mercanriles, Sanidad y los estatales de UPCN, entre otros.

Según pudo saber LA NACION de fuentes sindicales, la intención de la CGT es “bajar las expectativas inflacionarias” para este año, en el que el gobierno se jugará su continuidad en el poder. De hecho, los sindicatos que negociaron el acuerdo adhieren a la coalición oficialista Frente de Todos.

No obstante, el compromiso que los sindicatos asumieron primero con Massa y luego con Kelly Olmos tiene una contrapartida: los jerarcas gremiales exigieron al gobierno que “haga cumplir los acuerdos de precios” como condición sine qua non para que el aumento salarial del 60% no quede desactualizado.

La ministra de Trabajo, Kelly Olmos, reconoció que hubo reuniones con Massa y sindicalistas para plantear el rumbo de las paritarias de este año. “La reducción de la inflación también mejora la capacidad adquisitiva de los salarios”, dijo la funcionaria en AM 530, y señaló que la CGT apoya la gestión del Frente de Todos. “Hay una conciencia entre los sectores gremiales que aunque se alcance una paritaria importante, si la nominalidad (el índice de inflación) no acompaña, todo es sólo una ilusión”, dijo Olmos, que destacó que durante 2022 el Ministerio de Trabajo suscribió junto a trabajadores y empresas 1600 paritarias.

Hasta el momento, la única paritaria sellada en 2023 había sido la de la Federación de Aceiteros, que obtuvo un 41% por el primer semestre y elevó el sueldo básico de la actividad a $320.000.