Rescatan a una pareja tras pasar cinco días sepultada bajo la nieve en su auto

Maia Herman-Kitami y Carlos Hernández vivieron una increíble odisea luego de quedar prácticamente sepultados bajo la nieve dentro de su jeep durante cinco días cerca del Bosque Nacional Mendocino, de California.

La pareja había decidido estar unos días en esa zona a finales de enero, pero al cambiar las condiciones meteorológicas prefirió marcharse antes de quedar varada en medio de las tormentas pronosticadas. Pero no le dio tiempo.

El rescate de  Maia Herman-Kitami y su novio Carlos Hernandez después de estar cinco días atrapados dentro de su jeep ( Foto: Jason Logan/Yahoo).

Su jeep quedó atascado el jueves 31 de enero debido a las fuertes nevadas durante la extraordinaria ola de frío que azotó a varios estados del país. Y para peor suerte, sus teléfonos se quedaron sin servicio.

Los jóvenes tuvieron que recurrir a medidas extremas de sobrevivencia. Racionaron la poca comida que tenían, bebieron nieve derretida para no deshidratarse e hicieron todo lo posible por mantenerse calientes dentro del jeep, para no morir de hipotermia.

Por suerte tenían gasolina y pudieron mantener la calefacción. Cuando la cubierta del jeep se voló durante la tormenta, usaron una lona para cubrirse.

Al ver que no llegaban, sus familiares alertaron de inmediato a las autoridades, las cuales emitieron una orden de búsqueda. Al rescate se sumaron también varios voluntarios.

Maia, de 18 años, y Carlos, de 21, agradecen hoy a todas las personas que salieron en su búsqueda. “Yo solo quiero darles las gracias y decirles lo agradecidos que estamos los dos, porque sin ellos no estaríamos aquí”, dijo Herman-Kitamia la KGO de San Francisco.

La pareja fue localizada el 4 de febrero por dos voluntarios que se habían sumado a su búsqueda con motos de nieve.

Jason Logan y su suegro Ron Lovell tuvieron noticias de la desaparición de Maia y Carlos y decidieron salir a buscarlos. El tiempo pasado era una gran preocupación. Era lunes y todavía no tenían pistas.

Otros voluntarios se unieron a Jason y Ron y finalmente pudieron dar con los novios, al detectar un jeep como a 300 metros de donde ellos estaban.

“Fue alucinante”, confesó Logan a los medios. Primero pensaron que la pareja no había sobrevivido y comenzaron a sonar sus bocinas para ver si reaccionaban. De inmediato vieron cómo los jóvenes abrieron las puertas del jeep y saltaron fuera.

Logan asegura que el rescate se produjo justo a tiempo porque otra tormenta estaba por llegar. “Con el clima que hemos tenido, estoy bastante convencido de que el jeep habría quedado enterrado en la nieve para el martes”, detalló sobre la gran suerte que tuvieron estos jóvenes, que afortunadamente vivieron para contarlo.