Pareja se emborracha y se compra el hotel donde festejaban su luna de miel

A veces, el mar te trae objetos perdidos, pero hay otras en las que una borrachera te puede traer una gran sorpresa.

Esto fue lo que les pasó a los británicos Gina Lyons y Mark Lee durante su viaje de luna de miel a una playa en Sri Lanka.

The Lucky Beach Tangalle in Sri Lanka comprado por Gina Lyons y Mark Lee. Foto: Cater News

Resulta que la pareja había bebido tanto ron, imbuidos por el ambiente paradisiaco del lugar, que, al descubrir que el contrato de arrendamiento del pequeño hotel en el que se alojaban estaba casi al concluir, tomaron la imprevisible decisión de hacerse cargo ellos mismos.

Como imaginarán, no se trataba de una habitación ni del alquiler de un bote de pesca, sino nada menos que de un hotel, valorado en unos 39.576 dólares (unos 34.000 euros).

“Estábamos muy borrachos”, confesó Gina Lyons, de 33 años, dando más detalles de la compra de aquel hotelito al pie de la arena que ella y su marido adquirieron en diciembre pasado en Sri Lanka.

Gina Lyons y Mark Lee . (Photo: Caters News Agency)

“Nos dijeron que el contrato del hotel iba a expirar y que no lo iban a poder renovar -prosiguió-. Cuando supimos que el valor era 13.000 dólares al año, pensamos que sería una buena idea comprarlo”.

“Como no entendíamos la mayor parte de la conversación, Mark y yo nos sentamos a beber más ron y nos emborrachamos lentamente”, narró.

Al final la transacción se cerró en un total de 39.596 dólares, que realizaron en dos pagos. Sus deudas en Londres no eran pocas, luego de asumir los gastos del casamiento. Y para colmo, tres meses después de aquel viaje, se confirmaba que ella estaba embarazada.

“Sentí que ya era una mala madre porque me sentía culpable por haber perdido todo este dinero comprando un negocio que tal vez no funcionaría -reconoció la mujer para según The Daily Mirror-. Incluso nuestros amigos y familiares piensan que somos unos idiotas y que no debíamos haberlo hecho. Debíamos mucho dinero de la boda y solo vivíamos en un pequeño apartamento, y ahora venía un bebé en camino”.

Gina Lyons y Mark Lee  (Photo: Caters News)

Aun así, luego de gastarse unos 8.000 dólares en remodelaciones en su hotelito de siete habitaciones, el establecimiento reabrió en julio pasado con un nuevo nombre: Lucky Beach Tangalle.

Desde entonces todo va viento en popa y el matrimonio pasa la mayor parte de su tiempo en Sri Lanka, atendiendo su negocio.

Pero nosotros insistimos en imaginar la escena de cuando regresaron a Londres de su luna de miel:

– ¿Cómo les fue? -les habrían preguntado sus amigos.

– Muy bien, si hasta nos compramos un hotel -sería la respuesta de este matrimonio que promete nunca más tomar decisiones luego de haberse bebido 12 tragos de ron.