"Bonilla a la vista", las papas españolas que se convirtieron en un fenómeno gracias a la ganadora del Oscar

Redacción - BBC News Mundo
El director de "Parásitos" se llevó cuatro premios Oscar.

"Parásitos", la película surcoreana del director Bong Joon Ho que el domingo se convirtió en la primera cinta de habla no inglesa en quedarse con el Oscar a mejor filme del año, ha dado para todo.

Incluso para que una marca de papas fritas españolas se conviertan en un fenómeno.

"Bonilla a la vista", originarias de Galicia (noroeste de España), son unas papas fritas a la venta en cerca de 20 países.

Entre los múltiples productos de la marca, hay uno que ya alcanzó las pantallas de cine: las papas fritas dentro de una lata de aluminio.

Una de esas latas fue utilizada por Bong en una de las escenas clave de su película.

El resto es historia: para la película y para César Bonilla, el propietario de la marca.

Las ventas se disparan

"Eso fue un boom acá. Me contaron que la lata estaba en una escena de la película que se había ganado un Oscar", le dijo Bonilla a BBC Mundo.

Y a raíz de esa estelar aparición, de acuerdo a datos de la propia empresa, la producción se duplicó, su página de internet recibió más de 350.000 visitas y solo las ventas online en España aumentaron en un 150%.

"Yo no me esperaba algo así. Tan grande, es que de solo contarlo se me eriza la piel de todo lo que ha pasado", añadió.

Pero, ¿cómo una lata de papas fritas españolas fueron a parar al set de filmación de una de las películas de Corea del Sur más famosas y rendidoras?

Habría que viajar en el tiempo para contar esa historia.

Papas fritas en latas

César Bonilla es hijo del fundador de la empresa, Salvador Bonilla, quien en 1932 creó una línea de producción de papas fritas que ahora, cerca de 80 años después, exporta sus productos a unos 20 países. Incluida la tan mentada lata.

"Comencé a empacar las patatas que yo mismo hacía en casa y repartía por el pueblo en latas de aluminio porque no tenía otro envase para hacerlo", relató Bonilla.

"Hace 30 años, cuando instalé la fábrica, seguí utilizando la lata porque a la gente le gustaba mucho como se conservaban las papas", añadió.

Uno de esos países importadores es Corea del Sur, donde las Bonilla se consiguen desde mucho antes del fenómeno "Parásitos".

"Hace cuatro años vinieron los coreanos. Visitaron la fábrica unas tres veces y, en la cuarta ocasión, me dijeron que mis papas eran las mejores y comenzaron a importarlas", dijo Bonilla.

Anualmente "Bonilla a la vista" le vende al mercado coreano unas 40 toneladas de papas. "Solo me compran si van en la lata".

Pero lo cierto es que en la compañía gallega no sabían que su lata, que contiene algo así como medio kilo de papas, iba a verse en dos escenas de la película (que tienen lugar en la sala de la casa de los Park).

"No tuvimos nada que ver con la presencia de la lata en la película. Para nosotros ha sido una total sorpresa", explicó Bonilla.

La empresa, que además hace churros, ha tenido que aumentar el número de empleados para atender la demanda de estos últimos días.

"Ha sido todo muy nuevo, especialmente porque no hay mejor publicidad, incluso para nosotros que exportamos a 20 países, que estar en una película ganadora del Oscar", dijo el propietario.

Y añadió: "No esperábamos un boom así de grande".

Sin embargo, a pesar de que su empresa crece gracias a la popularidad del film, lo cierto es que César Bonilla no ha visto la película.

"Es que en estos días he tenido que madrugar y la película termina como tarde, así que iré este fin de semana".

Artículos relacionados: