Paranaense supera a Bragantino y gana la Sudamericana

·3  min de lectura
SUDAMERICANA-FINAL (AP)
SUDAMERICANA-FINAL (AP)

Con un golazo de Nikão, el Athletico Paranaense derrotó el sábado 1-0 al Red Bull Bragantino en Montevideo y se consagró campeón de la Copa Sudamericana en Montevideo.

El triunfo por la mínima fue ajustado a un partido sin demasiados lucimientos, pero decisivo para el equipo de Curitiba, que vistió al Centenario de rojo y negro.

A los 29 minutos, Nikão, que peleó todo el partido y se llevó las ovaciones de sus hinchas, ejecutó una tijera cerca del área chica, tras un rebote del arquero Cleiton. El goleador del Paranaense, con seis anotaciones en el torneo, puso adelante al el Furacão e hizo estallar al Centenario.

Los primeros minutos corrieron sin mucha presión. El juego estuvo en el campo del Paranaense que defendió con cinco jugadores. Pasados los 10 minutos el Furacão abandonó el repliegue y comenzó a desplegar de a poco su juego, se paró más adelante, sin hacer que peligrara el arco rival.

El juego trabado incluyó una buena dosis de las pelotas aéreas. A los 19 minutos Cuello, el mediocampista del Bragantino, disparó un tiro de esquina que el guardameta tuvo que sacar cerca del ángulo, el disparo rebotó y nuevamente Cuello, desde fuera del área, hizo temblar la tribuna rojinegra.

El Paranaense no se dejó amilanar y el uruguayo David Terans, que no paró en todo el partido de distribuir el balón y tener protagonismo. Disparó cerca de la medialuna poniendo en apuros a Cleiton que dio rebote que nuevamente.

Terans volvió a patear sin conseguir su objetivo, al enviar el balón cerca del poste. A los 40, el Red Bull Bragantino, con el pie de Helinho, tuvo un par de oportunidades sobre el arco de Santos que no pasaron a mayores.

Los primeros 20 minutos del segundo tiempo fueron de ida y vuelta aunque el Bragantino, dirigido por Mauricio Barbieri, tuvo menos generación de peligro.

Nikão, distinguido como mejor jugador de la competencia, robó una pelota, eludió marcas y se escabulló por el sector derecho hasta bordear el área pero sin mayores consecuencias.

A los 65 minutos Artur, de buen partido, tuvo una linda oportunidad dentro del área pero la desperdició. El resto del segundo tiempo el Bragantino intentó, pero sin mostrarse lo suficientemente agresivo para inquietar el arco de Santos por los buenos quites de la defensa.

El Furacão buscó consolidar el resultado sin arriesgar nada, algo que Bragantino intentó aprovechar controlando el balón y tirando sus fuerzas al ataque. A los 86 Léo Ortiz tuvo una oportunidad al cabecear luego de un tiro de esquina, lo que ilusionó momentáneamente a la parcialidad Bragança.

El segundo tiempo tuvo la salida de los atacantes Terans, Renato Kayser y del defensa argentino Nicolás Hernández. En el Bragantino ingresaron Luan Cândido, Alerrando, Leandrinho, Gabriel Novaes y Jan Hurtado que intentaron oxigenar al equipo. Pero el impulso no fue suficiente.

A los 90 minutos el cántico de los brasileños era digno de campeones. No pararon de alentar ni de agitar sus colores entonando un estruendoso: “Athtlee.. tico…ooo…ooo…ooo…ooo”.

El pitazo del árbitro dejó por el piso a varios del Bragantino. Otros bajaron la mirada al piso y algunos quedaron con gesto de resignación y brazos en jarra.

La contracara fue el estallido de las tribunas, el saludo al cuadro de sus amores y el baile de los jugadores de Paranaense al son de unas sambas que invadieron el estadio. El Athletico Parananse, ganó como en 2018, pero esta vez se coronó en el remodelado estadio Centenario de Montevideo, desde donde llevará la copa a su ciudad, Curitiba.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.