Los paramilitares unionistas de Irlanda del Norte retiran su apoyo al acuerdo de paz de 1998

Guy Faulconbridge
·2  min de lectura
Los edificios del Parlamento de Stormont en Belfast, Irlanda del Norte

Por Guy Faulconbridge

LONDRES, 4 mar (Reuters) - Las organizaciones paramilitares norirlandesas han comunicado al primer ministro británico, Boris Johnson, que retiran temporalmente su apoyo al acuerdo de paz de 1998 debido a la preocupación por el acuerdo del Brexit, según informa el Belfast Telegraph.

Un organismo que representa a los grupos proscritos dijo en una carta que la oposición unionista al Protocolo de Irlanda del Norte -parte del acuerdo de divorcio del Brexit- debe seguir siendo "pacífica y democrática".

El acuerdo de paz de Irlanda del Norte de 1998, conocido como Acuerdo de Belfast o de Viernes Santo, puso fin en gran medida a tres décadas de violencia entre los nacionalistas que luchaban para que Irlanda del Norte pasara a formar parte de la República de Irlanda, y los lealistas que querían que permaneciera en el Reino Unido.

Los paramilitares, entre los que se encuentran la Fuerza de Voluntarios del Ulster, la Asociación de Defensa del Ulster y el Comando de la Mano Roja, dijeron estar preocupados por la interrupción del comercio entre Reino Unido e Irlanda del Norte debido al acuerdo del Brexit.

"Estamos preocupados por la interrupción del comercio entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido que está ocurriendo", dijo la carta, escrita por David Campbell, presidente del Consejo de Comunidades Leales.

Sin embargo, su disconformidad era más profunda: consideran que Reino Unido, Irlanda y la Unión Europea han incumplido en el Protocolo de Irlanda del Norte sus compromisos con el acuerdo de paz de 1998 y con las dos comunidades.

"Por favor, no subestimen la fuerza de los sentimientos sobre esta cuestión en toda la familia unionista", dice la carta.

Una advertencia tan contundente -aunque con promesas de no desencadenar la violencia de forma inmediata- aumenta de forma drástica la presión sobre Johnson, su homólogo irlandés Micheál Martin y la Unión Europea sobre el Brexit.

Los grupos lealistas abandonaron la lucha armada en 1998 y la violencia residual desde el acuerdo ha sido protagonizada en gran parte por grupos nacionalistas disidentes que se oponían al acuerdo de paz.

Desde el Brexit propiamente dicho, el 1 de enero de 2020, Irlanda del Norte ha tenido problemas para importar una serie de productos de Gran Bretaña, algo que, según los unionistas o lealistas, divide al Reino Unido y, por tanto, es inaceptable.

La Unión Europea prometió emprender acciones legales el miércoles después de que el Gobierno británico ampliara unilateralmente un periodo de gracia para el control de las importaciones de alimentos a Irlanda del Norte, una medida que, según Bruselas, viola los términos del acuerdo de divorcio británico.

Joe Biden, mientras hacía campaña en las elecciones presidenciales del año pasado, advirtió sin rodeos al Reino Unido que debía cumplir el acuerdo de paz de Irlanda del Norte de 1998 al retirarse de la Unión Europea o no habría un acuerdo comercial independiente con Estados Unidos.

(Información de Guy Faulconbridge, editado por Estelle Shirbon, traducido por Tomás Cobos)