Paraguay ultima un retorno "mixto" tras un año sin clases presenciales

Agencia EFE
·3  min de lectura

Asunción, 2 feb (EFE).- A un mes de la vuelta a las clases Paraguay ultima un sistema educacional "mixto", en medio de la incertidumbre del sector docente respecto a ese método y a la falta de definición respecto a los protocolos sanitarios contra la covid-19.

Esta previsto que el 2 de marzo casi un año después de que se clausuraran las escuelas, comience en los colegios públicos las clases desde el formato "virtual, presencial y semipresencial", según explicó este martes a Efe Robert Cano, viceministro de Educación.

El calendario comenzará oficialmente el 11 de febrero, día en que los docentes de todo el país están citados para preparar la vuelta a las aulas, condicionadas a la covid-19, que en Paraguay ha causado 2.700 muertes y 130.000 contagios.

Para avanzar en el sistema híbrido, el Ministerio de Educación habilitó una página web para una preincripción en la que los padres deberán escoger, del 29 de enero al 20 de febrero, una de esas tres modalidades.

El objetivo es conocer la cantidad de alumnos presenciales, forma "que está vinculada a distanciamiento físico ya que existe la posibilidad de un retorno masivo cuando las instalaciones no permiten que estén todos al mismo tiempo", indicó Cano.

"Imagínese lo que va a ser abrir las puertas el 2 de marzo y tener una cantidad de estudiantes que rebase la cantidad estimada por aula", de 15 alumnos, agregó Cano, al explicar que se teme que este fenómeno ocurra en urbes muy pobladas.

En contrapartida, Cano significó que en las áreas rurales "instamos a que (los alumnos) vayan a clases presenciales, porque entendemos que las dificultades de virtualidad son mayores y por tanto las ventajas desde el punto de vista epidemiológico son grandes".

Cano explicó que la educación mixta de este año, enfocada a una matriculación de al menos 1,5 millones de estudiantes de primaria y secundaria, estará planteada desde una perspectiva "mejorada" de lo que se improvisó en 2020 ante la irrupción del SARS-CoV 2" hace once meses.

El año pasado "pudimos mantener el sistema educativo activo en un número cercano al 95 %" en un escenario en que "el objetivo de todos los países era mantener el vínculo del estudiante con la escuela o colegio ante la probabilidad de una desvinculación o abandono de la dinámica" escolar, subrayó.

INCERTIDUMBRE DOCENTE

Por su parte, Gabriel Espínola, líder de la Organización de Trabajadores de la Educación (Otep-A), una de las mayores asociaciones del sector, expresó que a cuatro semanas del inicio de clases la situación entre los docentes "es de mucha incertidumbre" y no solo por falta de precisión del sistema.

"Hasta la fecha no se tiene cuantificada la cantidad de instituciones educativas que tendrán elementos de bioseguridad y los insumos para garantizar una vuelta segura de niños, docentes y padres de familia", señaló.

Anunció que "como Otep Auténtica estamos emplazando al Ministerio para que el 22 de febrero tengamos la lista de las instituciones que están en condiciones de albergar (clase presencial) y aquellas que no al mismo tiempo que por nuestra parte estamos haciendo un relevamiento de datos".

"Si lo presencial supera a lo maximo de 15 (alumnos) por aula se tendrá que organizar de manera intercalada, diaria o por cuadrilla de forma semanal. Todo esto aún no está definido", insistió Espínola para quien la clase virtual es totalmente viable en escuelas rurales o remotas.

Ello por la baja transmisión de la covid-19 en la mayor parte de las áreas rurales y porque Paraguay "tiene uno de los problemas más graves de conectividad en toda la región, en torno al 21 o 22 %", afirmó el dirigente al considerar que la educación virtual no pasa por remitir tareas escolares por WhatsApp.

Añadió que esta forma de enseñanza no conlleva aprendizaje y que en muchas partes del país hasta ahora "los docentes y los estudiantes no disponen de los elementos tecnológicos adecuados y tampoco no se ha llegado a una formación adecuada para la educación virtual".

(c) Agencia EFE