Paraguay suma 689 casos de COVID-19 con una alta incidencia de los venidos de Brasil

Agencia EFE

Asunción, 9 may (EFE).- Paraguay elevó este sábado a 689 los casos de COVID-19 tras los 126 positivos reportados en un día, con una alta prevalencia de contagios de ciudadanos que retornaron de Brasil, aunque mantiene en 10 el número de muertes por la pandemia.

La cifra de positivos de la fecha es la mayor en dos meses de cuarentena al igual que la de muestras procesadas en 24 horas, un total de 800, según los registros diarios que el ministro de Salud paraguayo, Julio Mazzoleni, publica en sus redes sociales.

De los 126 casos, 124 corresponden a paraguayos que volvieron del vecino país y cumplen cuarenta obligatoria en albergues controlados por las autoridades, uno es de casos anteriores y otro sin nexo conocido.

El informe detalla que 10 pacientes están hospitalizados, seis más que este viernes, mientras que 3 recibieron el alta médica, uno menos que la víspera, con lo que la cifra de personas que vencieron al COVID-19 ascendió a 155.

El Gobierno paraguayo adoptó medidas para frenar el avance del coronavirus pocos días después de que se detectara el primer caso, el pasado 7 de marzo, en un joven que regresaba de un viaje de trabajo a Ecuador.

El segundo positivo de esos días fue de un adulto mayor que estuvo en Argentina de vacaciones.

BRASIL, ORIGEN DE LOS CONTAGIOS

Pero los positivos que inquietan a las autoridades tienen como foco los albergues de Ciudad del Este, segunda urbe del país y fronteriza con Brasil, donde se han disparado los casos entre los retornados del vecino país, que este fin de semana puede superar la barrera de 10.000 muertes.

Paraguay y Brasil comparten 700 kilómetros de frontera que se mantienen cerrados, al igual que el resto de pasos fronterizos del país, desde mediados de marzo, y solo se permite la entrada de mercancías y repatriados.

"Brasil es, tal vez, el lugar donde haya hoy mayor expansión del coronavirus en el mundo y eso es una gran amenaza para nuestro país", manifestó este viernes el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez.

Desde la pasada semana, el cerco sanitario fue reforzado en Ciudad del Este, 330 kilómetros de distancia de Asunción, con mayor presencia militar para asegurar el ingreso de los retornados en los locales establecidos como albergues.

Paraguay arrancó este lunes la primera fase, que se prolongará hasta el próximo día 25, de un progresivo retorno de las actividades productivas y en esta etapa se prevé reactivar cerca del 60 % de la economía del país, según las autoridades.

(c) Agencia EFE