Ruptura y desconocimiento: la región reacciona tras la jura de Maduro

LA NACION

Al tiempo que Nicolás Maduro asumía un nuevo mandato, organismos y países de la región tomaron medidas inmediatas para desconocer al gobierno venezolano.

El presidente de Paraguay, Mario Abdo, anunció hoy que su país rompió relaciones diplomáticas con Venezuela. Así, Paraguay cerrará su embajada en el país gobernado por Maduro y retirará a todo su personal diplomático.

Maduro asumió hoy un nuevo mandato como presidente de Venezuela. Su gobierno durará hasta 2025 pero no es reconocido por los principales líderes de la región. El sucesor de Hugo Chávez asumió en el Palacio de las Miraflores, luego de las elecciones de mayo pasado, denunciadas por fraudulentas por varios organismos. El mandatario reiteró su determinación de defender la independencia y soberanía para que nadie les arrebate "el sueño bolivariano", en medio de una crisis total que tiene a los hospitales sin medicamentos, a los supermercados desabastecidos, y a la inflación en niveles récord.

También hoy, el Consejo Permanente de la OEA decidió "no reconocer la legitimidad del período del régimen de Nicolás Maduro a partir del 10 de enero de 2019". La resolución aprobada por 19 votos a favor, seis en contra, ocho abstenciones y un ausencia declara "la ilegitimidad del nuevo periodo de Nicolás Maduro que se inició el 10 de enero".

La medida "hace un llamamiento para la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo", estipuló la resolución. Entre los países que votaron a favor estuvieron la Argentina, Estados Unidos, Colombia, Chile,

Venezuela, que en abril de 2017 inició un proceso de dos años para abandonar la organización, rechazó el texto.

Estados Unidos condenó la "ilegítima usurpación del poder" llevada a cabo por Maduro. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo en un comunicado que su país "se mantiene firme en su apoyo al pueblo venezolano y continuará usando todo el peso del poder económico y diplomático de Estados Unidos para presionar por la restauración de la democracia venezolana".

En tanto, Perú llamó a consultas a su encargada de negocios en Venezuela y calificó de "ilegítimo" el nuevo mandato de Maduro.