Paraguay mantiene una alta ocupación de camas mientras cede la protesta ciudadana

Agencia EFE
·3  min de lectura

Asunción, 13 mar (EFE).- Paraguay mantuvo este sábado un alto nivel de ocupación de camas en sus abarrotados hospitales por casos de covid-19, en el noveno día de unas protestas ciudadanas contra el Gobierno de Mario Abdo Benítez que decrecen según pasan los días.

El Ministerio de Salud reportó un total 1.380 hospitalizados, 16 más que el día anterior, y 341 pacientes en cuidados intensivos, uno más que el viernes, mientras que los contagios diarios fueron de 1.479 frente a los 1.766 de la víspera.

El acumulado de positivos desde el primer caso reportado el 7 de marzo de 2020 ascendió a 190.072 y el de fallecimientos a 3.456 en medio de una carrera contra el tiempo para aumentar la capacidad del servicio, en especial la de las unidades de cuidados intensivos.

Los centros públicos y los sanatorios privados se encuentran al límite ante la explosión de contagios que se registra desde hace dos semanas en el país, declarado en alerta roja, con un llamamiento de las autoridades a la conciencia social para revertir la situación.

"Trajimos ocho camas, respiradores, ocho monitores y un poco de medicamentos e insumos a fin de que esto pueda funcionar ya como terapia intensiva, o sea hoy estamos habilitando 8 camas más acá", expresó este sábado el ministro de Salud, Julio Borba, al habilitar ese servicio en el Hospital de Clínicas, a las afueras de Asunción.

Las expresiones de Borba fueron recogidas en un comunicado de la cartera, en el que se informó de la visita del ministro a dos centros sanitarios de las afueras de Asunción "para dar prioridad de respuestas a las necesidades más urgentes que posibiliten una óptima atención".

El ministro ha reiterado estos días de que la lucha contra el virus está fuera de los hospitales al tiempo de exhortar al respeto de las restricciones en rigor, vinculadas al toque de queda nocturno de la movilidad, uso obligatorio de mascarillas y el distanciamiento físico.

En ese sentido, la Policía intervino la madrugada de este sábado varios locales nocturnos de Asunción para verificar el cumplimiento de esas medidas y la prohibición de tráfico entre las 00.00 y las 00.05 de la mañana.

El desborde de pacientes y el desabastecimiento de fármacos básico para pacientes graves de covid-19 han sacudido a Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado, con unas protestas masivas en los primeros días de su convocatoria.

Los movilizados exigen su salida y la de vicepresidente, Hugo Velázquez, para convocar a elecciones, de las que deberían surgir las nuevas autoridades por el resto del período 2018-2023.

Abdo Benítez respondió a la reacción popular con una serie de cambios ministeriales, pero los manifestantes anunciaron que no pararán hasta forzar la salida del todo el gobierno.

Sin embargo, la iniciativa ciudadana, sin banderías políticas y multitudinaria al inicio, decreció con el paso de los días y este sábado cerró su noveno día con menos de un centenar de personas en las plazas del Congreso.

Una batucada animó a los congregados frente al vallado montado por la Policía en las calles aledañas a la sede legislativa, que dista a pocos metros del Palacio de Gobierno, donde el primer día se reportó un muerto y una veintena de heridos en choques con la fuerza antidisturbios.

(c) Agencia EFE