Paraguay, origen de brigadistas internacionales y exilio para españoles

Agencia EFE

Asunción, 14 feb (EFE).- El campo de concentración de Gurs, en Francia, fue el destino de miles de españoles que abandonaron su país tras la Guerra Civil (1936-1939), y también de muchos de los brigadistas internacionales, entre ellos nueve paraguayos, que combatieron con el Ejército Republicano contra las tropas sublevadas de Francisco Franco.

Más de 80 años después de ese conflicto, un documental elaborado por el historiador español Eduardo Tamayo Belda y el productor audiovisual paraguayo Jorge Pérez Paiva cruza las historias de los paraguayos que fueron a luchar a España y de los españoles que se exiliaron en Paraguay.

Tamayo Belda investigaba sobre la vida de los republicanos españoles exiliados en Paraguay para presentarlo en un congreso en Toulouse, capital del exilio español en Francia, mientras que Pérez Paiva, descendiente del brigadista paraguayo Emiliano Paiva, maduraba desde hacía tiempo la idea "de hacer algo" sobre los brigadistas paraguayos en España.

A través de las redes sociales, Tamayo y Pérez, que hasta entonces no se conocían, se contactaron y comenzaron a trabajar en el documental, uno desde España y otro desde Paraguay.

"Entre casi 60.000 brigadistas, nueve paraguayos han pasado desapercibidos, pero nosotros queremos que no pasen desapercibidos (...). Paraguay está también inserta en esos procesos globales, y a veces se nos olvida", comentó Tamayo en una entrevista con Efe.

RESPUESTA A LA INTERNACIONAL COMUNISTA

Los paraguayos que se unieron a las Brigadas Internacionales arrastraban la experiencia reciente de haber combatido contra los bolivianos en la Guerra del Chaco (1932-1935).

A juicio de Pérez Paiva, este enfrentamiento "generó un grupo de jóvenes con mucho conocimiento bélico de armas, manejo de tropas, manejo de contingencia, que era necesario, de alguna manera, para las cuestiones de la (Segunda) República (española)".

A esa experiencia se añadía el llamado que la Internacional Comunista hizo entre sus militantes para sumarse a las Brigadas Internacionales, unido al espíritu del "guerrillero universal" al que aludió Tamayo Belda.

"Ese revolucionario que ya abandona un poco la idea de que la revolución ya no solo es en la patria, en el país, sino que es una revolución global. Entonces, dónde sea el conflicto es insustancial, lo importante es ir allí. Yo creo que había mucho de eso en esas personas", apuntó el historiador.

Las cifras confirmadas hablan de nueve paraguayos combatiendo en las filas de las Brigadas Internacionales desde 1938, aunque no descartan que el número llegue a 13.

El rastro de muchos de ellos se perdió en España, Francia o incluso Alemania, ya que con esa idea de "revolución universal" siguieron combatiendo contra la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial.

Entre aquellos que nunca regresaron a Paraguay estuvo Emiliano Paiva, que pudo terminar sus días en Francia o Alemania.

"En general, dentro de las Brigadas Internacionales no había muchos altos cargos latinoamericanos, sin embargo, Emiliano Paiva sí tuvo un alto cargo", señaló Tamayo Belda.

El historiador y el productor audiovisual también recordaron la historia del brigadista Víctor Martínez, que se casó con la miliciana española Adela Dueñas, y fueron recibidos por sus camaradas a su vuelta a Paraguay, pero tuvieron que exiliarse de nuevo durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).

Tomás Vera, otro de los brigadistas, vivió en Francia, aunque dejó sus memorias en Rosario (Argentina).

EXILIADOS EN PARAGUAY

Tras la Guerra Civil española, entre 10 o 20 familias de exiliados republicanos se instalaron en Paraguay, aunque los autores del documental siguen investigando y no descartan conocer más historias.

Una de las figuras más destacadas del exilio republicano español en Paraguay, por su actividad cultural en el país sudamericano, fue el militar José Marcos, cuyas memorias sirvieron a los autores del documental para conocer los motivos que le llevaron hasta Paraguay.

Marcos había recibido ofertas de México, donde se instalaron buena parte de los altos cargos de la Segunda República, y de Chile, pero ninguna de las dos opciones le convencieron.

Sin embargo, se decantó por Paraguay, un país del que solo había escuchado hablar de la Guerra del Chaco y de su entonces presidente José Félix Estigarribia.

"Estigarribia era descendiente de vascos. Creo que él (Marcos) tenía contactos por su cargo en el País Vasco (jefe del Estado Mayor del Ejército Vasco) y vino a tratar de contactarse, pero en el momento en el que él llega, Estigarribia muere en un accidente de avión", señaló Pérez Paiva.

Al igual que Marcos, también eligió Paraguay Guillermo Cabanellas, a quien la enemistad de su padre, el general sublevado Miguel Cabanellas, con Franco y su pertenencia al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), le llevaron a salir de España tras la guerra.

El documental, realizado con apoyo de la Universidad del Norte (Uninorte), cuyo rector es descendiente de exiliados, se proyectará el 21 de febrero en el Centro Cultural de España Juan de Salazar (Asunción) y el 7 de marzo en la librería madrileña Traficantes de Sueños.

Noelia F. Aceituno

(c) Agencia EFE