Paraguay lamenta el retraso de la llegada de las vacunas del mecanismo Covax

Agencia EFE
·3  min de lectura

Asunción, 15 ene (EFE).- El ministro de Salud de Paraguay, Julio Mazzoleni, lamentó "profundamente" el retraso de las vacunas del mecanismo global Covax, cuya primera partida se prevé para mayo o junio próximo, cuando el país, con un aumento sostenido de contagios, fue uno de los primeros en sumarse a ese fondo de la OMS.

"Ha sido (Paraguay) uno de los primeros países que ha suscrito el acuerdo (...) fue uno de los primeros en adelantar dinero para eso y lamentamos profundamente el retraso que ha tenido", dijo Mazzoleni a los medios en la rueda de prensa semanal de actualización de casos de covid-19.

Las declaraciones de Mazzoleni se produjeron antes de que el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR) informase a través de un comunicado en Moscú de que el Ministerio de Salud de Paraguay ha registrado la vacuna rusa anticovid Sputnik V.

Durante su comparecencia, Mazzoleni explicó que Paraguay adelantó a ese fondo rotatorio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) siete millones de dólares de una partida de 40 millones prevista para asegurar la provisión a través de ese sistema de distribución igualitaria entre países pobres y en vías de desarrollo.

En medio de ese esfuerzo por dotarse de vacunas, el Congreso aprobó esta semana, a petición del Gobierno, un proyecto de ley para agilizar las compras con el sector privado, a lo que se sumó este jueves la promulgación de otra modificación exigida por las farmacéuticas para garantizar confidencialidad.

"Toda esa secuencia tuvo que darse para que Paraguay pueda comprar vacunas de manera directa", enfatizó el ministro, al resaltas que también se ha autorizado con carácter de urgencia y sin registro sanitario la importación de las vacunas aprobadas por los organismos internacionales de regulación.

El reclamo de Mazzoleni se produce en momentos en que el sistema sanitario atraviesa "el peor momento" desde el primer caso positivo detectado el 7 de marzo de 2020, con hospitales públicos al tope de su capacidad de respuesta, en medio de un crecimiento sostenido de los contagios.

Hasta este jueves, Paraguay registró 119.640 positivos con 2.466 muertes y un promedio de casos de contagios en torno a 1.000 de alrededor de poco más de 3.000 muestras diarias, mientras que la cifra de hospitalizados ascendió a 858, 186 de ellos en cuidados intensivos.

El promedio de muertes es de alrededor de 15 en las últimas semanas en un país de siete millones de habitantes y con medidas mínimas de restricción.

Ante esa tendencia, Mazzoleni no descartó que se vaya "a tener que priorizar la atención de los pacientes, una situación que se vive muchas en casos de guerra, catástrofes", al advertir que "está en nuestras manos poder hacer que esa situación no se presente", en alusión al respeto de las medidas de protección.

Admitió, sin embargo, que la cartera ya preveía que enero sería un mes "sumamente difícil" como consecuencia de las fiestas navideñas.

Mazzoleni manifestó que Paraguay continúa dentro de la primera ola de la pandemia con una meseta "que ya lleva cuatro meses" como resultado de un confinamiento social tempranero que ralentizó la propagación del virus, una apertura gradual de actividades y el respeto ciudadano a los protocolos al inicio.

"La ciudadanía se ha comportado medianamente bien a lo largo de la mayor parte de la epidemia", resaltó al tiempo de no descartar que se vuelva a recurrir a los albergues donde cumplirían cuarentena los paraguayos que retornen sin resultado negativo del país de origen.

(c) Agencia EFE