Paraguay no se fía de una Bolivia a la deriva

·3  min de lectura
El técnico de Paraguay Eduardo Berizzo durante el partido contra Argentina por las eliminatorias de la Copa Mundial, el jueves 12 de noviembre de 2020, en Buenos Aires. (Juan Roncoroni, Pool vía AP)
El técnico de Paraguay Eduardo Berizzo durante el partido contra Argentina por las eliminatorias de la Copa Mundial, el jueves 12 de noviembre de 2020, en Buenos Aires. (Juan Roncoroni, Pool vía AP)

ASUNCIÓN (AP) — Lo menos que Paraguay y Eduardo Berizzo quieren permitirse ahora es menospreciar a un adversario, por más que sea el último de la tabla.

El equipo dirigido por Berizzo viene de sacar un empate 1-1 ante Argentina en La Bombonera de Buenos Aires. Ganar en casa contra Bolivia el martes permitiría a la Albirroja cerrar el año bien plantado en los puestos de clasificación para la próxima Copa del Mundo.

Bajando de la altura de La Paz al llano de Asunción, Bolivia se presta para pescar en río revuelto. La Verde ha perdido sus tres partidos, incluyendo el revés de local 3-2 contra Ecuador el jueves pasado. También tendrá a un nuevo presidente en su federación y que reemplaza al anterior que fue arrestado en las gradas del estadio por problemas judiciales.

Nada de eso azuza una sensación de victoria segura en Paraguay, que de momento se ubica en la quinta plaza con cinco puntos dentro de la carrera sudamericana hacia Qatar 2022.

Berizzo advirtió que Bolivia no deja de ser una incógnita por no haber mantenido una formación fija en el inicio de las eliminatorias, incluyendo “complejos” cotejos ante Brasil y Argentina.

Paraguay, según el timonel argentino, deberá cuidar la posesión del balón y no exponerse al contragolpe.

"Estaremos en guardia, alertas”, dijo Berizzo, cuyo equipo también sacó una victoria de visitante ante Venezuela y empató en casa contra Perú en la primera doble fecha.

Bajo la dirección del venezolano César Farías, Bolivia vive uno de sus peores momentos: comenzó perdiendo 5-0 con Brasil en Sao Paulo, luego 2-1 contra Argentina en La Paz y el revés ante Ecuador tras dejarse remontar.

El partido de la semana pasada dejó como nota de escándalo la detención de Marco Rodríguez, el presidente de la federación boliviana, adentro del estadio Hernando Siles. Los clubes acabaron eligiendo el sábado a Fernando Costa como nuevo líder y quien dio un mensaje de aparente tranquilidad diciendo: “el entrenador y los jugadores tienen todo el respaldo” para el partido con los paraguayos.

Farías no anticipó cuál sería el once titular pero al plantel se reincorporaron Bruno Miranda, José María Carrasco, Boris Céspedes, Jaime Cuéllar, Jesús Sagredo y Erwin Junior Sánchez, quienes no estuvieron disponibles ante Ecuador.

Antes de partir desde Santa Cruz hacia Asunción, Farías declaró que su equipo “no posee el ritmo de juego que deseamos y tampoco tiene algo de suerte para enfrentar la energía negativa que existe a su alrededor”, en alusión a los problemas dirigenciales.

Paraguay, en tanto, sufrirá la ausencia del volante ofensivo Miguel Almirón, suspendido por acumulación de tarjetas amarillas.

Almirón, del Newcastle inglés, protagonizó ante Argentina la jugada en la que le cometieron un penal para el gol de Ángel Romero.

Berizzo no habló de quién sería el reemplazante de Almirón, pero todo apunta a Alejandro Romero Gamarra.

“La vibra es muy positiva", dijo el jugador de los de los New York Red Bulls de la MLS. "Hay un grupo fantástico, hay mucha calidad... somos optimistas para intentar ganar los tres puntos frente a Bolivia”.

El partido sin público por la pandemia de coronavirus se jugará en el estadio Defensores del Chaco.