Paraguay se apoya en las Fuerzas Públicas para el cumplimiento de la cuarentena

Asunción, 12 mar (EFE).- El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, se reunió este jueves con los titulares de Interior y de Defensa para que garanticen que se aplican "estrictamente" las medidas instauradas por el Ejecutivo para frenar la propagación del coronavirus, entre ellas las reuniones masivas y la suspensión de las clases.

El ministro del Interior, Euclides Acevedo, informó a los medios de la reunión con Abdo Benítez, y pidió a la sociedad "comprender esta situación", que establece una cuarentena de 15 días, en vigor desde la tarde del martes

Ese día el Ejecutivo anunció el establecimiento de "medidas drásticas" para enfrentar al coronavirus, con cinco casos confirmados.

Acevedo adelantó que habrá policías, y "eventualmente" militares, en lugares públicos de alta concurrencia para tratar de disuadir a la ciudadanía de las aglomeraciones en estos espacios, como una de las medidas para evitar el contagio.

"Nos vamos a encargar, no de imponer, porque eso es desagradable, sino de persuadir a la ciudadanía a cumplir estrictamente las normas, vamos a estar en los lugares de mayor aglomeración", comentó el ministro del Interior.

El titular de Defensa, Bernardino Soto, también señaló que durante la tarde de este jueves se reunirán en su Ministerio los miembros del Consejo de la Defensa para "brindar una cooperación para hacer efectivas las medidas sanitarias".

Desde su cartera se está analizando "cuáles son los lugares más vulnerables" para establecer "dónde pueden ser empleados los diferentes efectivos" para una mejor cooperación, según dijo a la prensa tras el encuentro con el presidente.

"Los institutos militares de enseñanza han liberado 1.200 estudiantes, como medidas preventivas, con suspensión de clases. Además de eso, hay un estricto control en todas las instituciones de ingreso de personas, como en el Ministerio de Defensa y en todas las instituciones militares", recalcó el ministro.

CUARENTENA Y RELIGIÓN

La cuarentena de 15 días establecida por el Ejecutivo la tarde del martes prohíbe las reuniones y actos masivos, desde eventos deportivos hasta celebraciones religiosas.

A pesar de que la Conferencia Episcopal Paraguaya publicó este miércoles una carta en la que dispensaba a los fieles "del precepto dominical de los domingos 14 y 22 de marzo", como parte de la cuarentena, el obispo Ricardo Valenzuela, de la diócesis de Caacupé, mostró su escepticismo con esa decisión y comentó que no se pueden suspender las misas.

Acevedo le pidió "comprensión" en esta "labor de prevención de la salud pública" y recordó a los creyentes que pueden "conversar directamente con Dios".

Además de las misas, la Conferencia Episcopal Paraguaya también recomendó postergar las bodas "en la fecha más próxima posible" y, de no ser posible, "que se celebren con un grupo reducido de personas".

NI ESCRACHES EN LAS CALLES NI VISITAS CONYUGALES EN LA CÁRCEL

Las "medidas drásticas" del Gobierno también han trastocado otras actividades de los paraguayos.

Los Ciudadanos Autoconvocados Comisión Escrache (CACE) se alienaron por una vez con el Gobierno para "acompañar las recomendaciones del Ministerio de Salud", según un comunicado.

A eso sumaron la suspensión durante 15 días de "todas las actividades programadas del grupo ciudadano (manifestación-escrache)".

En las cárceles, las visitas conyugales quedarán suspendidas durante los 15 días que dure la cuarentena, según informó el Ministerio de Justicia.

Además, las penitenciarías reducirán en este tiempo los horarios y días de visita, y prohibirá el acceso de los grupos de riesgo, que incluye a mayores de 60 años, embarazadas, menores de edad y personas con problemas respiratorios.

El jueves la Cámara de Diputados aprobó la suspensión temporal de las sesiones, en consonancia con las medidas del Ejecutivo.

(c) Agencia EFE