En paradero desconocido los padres del autor de un tiroteo en EE.UU. tras ser imputados

Washington, 3 dic (EFE).- La policía busca a los padres del presunto autor del tiroteo en un instituto de secundaria de Michigan (EE.UU), donde cuatro personas murieron el martes, porque se encuentran en paradero desconocido tras haber sido imputados este viernes de homicidio involuntario.

Así lo confirmó el sheriff del condado de Oakland, Michael Bouchard, en declaraciones a la cadena de televisión CNN, cuando fue preguntado sobre si James y Jennifer Crumbley están desaparecidos.

Estaba previsto que ambos comparecieran este viernes a las 16.00 hora local (21.00 hora GMT) ante una corte federal para la lectura de cargos en su contra, pero la policía no los encuentra.

Anteriormente, la fiscal del condado de Oakland, Karen McDonald, había anunciado en una rueda de prensa que iba a acusar a la pareja de cuatro cargos cada uno de homicidio involuntario.

De ser hallados culpables, podrían recibir una condena de hasta quince años de cárcel cada uno.

En sus declaraciones a la CNN, Bouchard aseguró que "si piensan que van a escapar, no lo van a hacer".

El sheriff agregó que la policía está trabajando con el FBI y otros cuerpos de seguridad en la búsqueda de los padres.

Antes de la desaparición, Bouchard explicó que la abogada de los Crumbley estaba colaborando con las autoridades para facilitar el arresto del matrimonio tras el anuncio de los cargos, pero que la letrada ha perdido el contacto con ellos.

"Es indicativo de que intentan huir", afirmó Bouchard, quien no descartó que puedan ir armados, al afirmar: "Todo es posible".

Por su parte, el "número dos" del sheriff, Mike McCabe, dijo al diario Detroit News que había un acuerdo con la abogada de los Crumbley para que estos se entregaran a la policía en algún momento de la mañana, tras su imputación.

La pareja reside en Oxford, una localidad al norte de Detroit, cerca de la frontera con Canadá.

El martes, su hijo de 15 años, Ethan, entró en su instituto de secundaria con un arma que guardaba en su mochila y se dirigió a los baños.

Poco después salió con una pistola modelo Sig Sauer de 9 milímetros en mano y empezó a disparar a alumnos que se encontraban cerca del cuarto de baño.

A causa de este tiroteo fallecieron cuatro alumnos, dos jóvenes de 16 y 17 años y dos chicas de 14 y 17 años, y otras siete personas resultaron heridas.

La Fiscalía imputó al adolescente, que será juzgado como adulto, de un cargo de terrorismo, cuatro de asesinato en primer grado, siete de asalto con intento de asesinato y doce por posesión de un arma de fuego. El joven se declaró no culpable y afronta cadena perpetua.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.