París recibirá 2022 en medio de restricciones y miles de policías

·1  min de lectura

La nueva variante Ómicron ya es mayoritaria en Francia, donde se superó la víspera por segundo día consecutivo los 200.000 contagios diarios. En París no hay toque de queda este 31 de diciembre, pero sí numerosas restricciones y miles de policías y soldados desplegados para hacerlas cumplir.

Unos 9000 policías y militares serán desplegados en Parías para la San Silvestre.

Su misión será garantizar que los ciudadanos respeten, entre otros, el porte de la mascarilla, de nuevo obligatoria en las calles de la capital como de muchas otras ciudades.

Las discotecas están cerradas, pero las fuerzas del orden van a velar que los bares y cafés, donde será prohibido bailar, cierren sus puertas a las dos de la madrugada.

Prohibido también reunirse con amigos en la calle a beber, el popular "botellón" español. La multa será de 135 euros.

A orillas del Sena, de la isla de la Cité, de la isla San Louis, la venta de alcohol fue prohibida.

Fueron cancelados también los tradicionales fuegos artificiales en la Torre Eiffel y los conciertos que estaban previstos en los Campos Elíseos, sitio tradicional de reunión de miles de personas en esta fecha.

Son tantas las restricciones, y tan alta la ola Omicrón, que muchos se han resignado a darle la bienvenida a 2022 celebrando entre infectados.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.