París y Londres acuerdan frenar la migración en el Canal

El ministro francés del Interior, Gerald Darmanin y la secretaria británica de Interior, Suella Braverman, se intercambian documentos para firmar una declaración conjunta en el Ministerio francés del Interior, en París, el lunes 14 de noviembre de 2022. (Thomas Samson, Pool via AP) (ASSOCIATED PRESS)

PARÍS (AP) — Los ministros del Interior de Francia y Gran Bretaña firmaron un acuerdo el lunes para aumentar las patrullas policiales en las playas del norte de Francia en un intento de impedir que la gente trate de cruzar el Canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones, una fuente habitual de fricciones entre los dos países.

El gobierno británico ha acordado pagar a Francia unos 72,2 millones de euros (75 millones de dólares) entre 2022 y 2023, casi 10 millones de euros más que en el acuerdo actual, a cambio de que Francia aumente en un 40% su despliegue de seguridad en los puntos de acceso al mar en la costa.

Eso incluye 350 gendarmes y policías más para vigilar las playas de Calais y Dunquerque, así como emplear más drones y material de visión nocturna para ayudar a los agentes a detectar las embarcaciones.

El ministro francés del Interior, Gerald Darmanin, y la secretaria británica de Interior, Suella Braverman, firmaron el acuerdo en París. El texto incluye propuestas para combatir la delincuencia en las rutas migratorias, y los dos ministros acordaron que sus países reunirían información de los migrantes interceptados para tratar de erradicar las redes de contrabando.

El acuerdo no incluía un objetivo concreto de barcos interceptados.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, dijo que el acuerdo supondrá “un aumento del 40% en el número de patrullas y, por primera vez, funcionarios británicos integrados en operaciones francesas para reforzar la coordinación y efectividad de nuestras operaciones”.

El acuerdo, señaló, será “una base para una cooperación aún mayor en los meses por venir”.

Gran Bretaña recibe muchos menos solicitantes de asilo que muchos otros países europeos, como Italia, Francia y Alemania. Sin embargo, miles de personas de todo el mundo viajan cada año hasta el norte de Francia con la esperanza de cruzar el Canal de la mancha. Algunos quieren llegar a Gran Bretaña porque tienen familiares o amigos allí, otros porque hablan inglés o porque creen que será fácil encontrar trabajo.

En los últimos años ha crecido de forma drástica el número de personas que intenta cruzar el canal en embarcaciones endebles, mientras las autoridades se centraban en otras vías de entrada como los polizones en autobuses.

En lo que va año, de más de 40.000 personas han hecho la peligrosa travesía por una de las rutas navieras más transitadas del mundo, en comparación con las 28.000 de todo 2021 y las 8.500 de 2020. Docenas han muerto a lo largo de los años, incluidas 27 personas en noviembre de 2021 en el naufragio de un bote abarrotado.

Gran Bretaña y Francia han chocado durante mucho tiempo sobre cómo detener a las pandillas de contrabando de personas que organizan los viajes.

En un intento de detener los cruces, el gobierno británico ha anunciado un polémico plan para enviar las personas que lleguen en pateras en un viaje de ida a Ruanda, un plan que según dice disuadirá a la gente de cruzar el Canal y romperá el modelo de negocio de los contrabandistas. Los críticos afirman que el plan es inmoral y poco práctico, y han impugnado el proyecto ante los tribunales.

También se ha criticado al gobierno británico por no procesar con rapidez las solicitudes de asilo y dejar a miles de personas hacinadas en centros y alojamientos temporales.

Las medidas de seguridad no harán gran cosa por detener a la gente que emprende las peligrosas travesías, dijo Enver Solomon, director general de la organización benéfica Refugee Council en Gran Bretaña.

“El gobierno debe adoptar una estrategia más amplia y crear un sistema de asilo ordenado, justo y humano que reconozca que la inmensa mayoría de los que hacen el peligroso viaje son refugiados que huyen para salvar su vida”, dijo. “Debe asumir el hecho de que este es un problema global que no se resolverá sólo con medidas de seguridad”.

___

Lawless informó desde Londres.