El Papa respaldó el diálogo entre las religiones como camino para la paz

Elisabetta Piqué

ROMA.- El Papa destacó este lunes la labor del Instituto para el Diálogo Interreligioso de la Argentina (IDI), que el viernes pasado realizó en Roma un congreso para reflexionar sobre el Documento "Fraternidad Humana para la paz mundial y la convivencia común", firmado por Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayeb, el 4 de febrero pasado en Abu Dhabi.

"Me complace constatar que este Documento, de carácter universal, se esté difundiendo también en las Américas. Estoy convencido de que la particularidad y la sensibilidad de países y continentes diferentes puedan contribuir verdaderamente a una lectura detallada de este Documento y a una mayor y eficaz comprensión del mensaje que transmite", dijo el Papa, al recibir en audiencia en el Palacio Apostólico del Vaticano a los 60 participantes de este congreso, muchos compatriotas. Ideado por el IDI, el congreso fue organizado por la embajada argentina en Roma y auspiciado por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.

En su discurso Francisco, que siendo arzobispo de Buenos Aires impulsó la creación del IDI, agradeció a esta entidad -presidida por el sacerdote Guillermo Marcó, el rabino Daniel Goldman y el dirigente musulmán, Omar Abboud-, y en particular al embajador argentino ante la Santa Sede, Rogelio Pfirter.

"No hay alternativa: o construimos el futuro juntos o no habrá futuro. Las religiones, de modo especial, no pueden renunciar a la tarea urgente de construir puentes entre los pueblos y las culturas", dijo el Papa, citando al Documento de Abu Dhabi.

"Es importante demostrar que los creyentes somos un factor de paz para las sociedades humanas y así responderemos a quienes injustamente acusan a las religiones de fomentar odio y ser causa de violencia",afirmó. "En el mundo precario de hoy, el diálogo entre las religiones no es un signo de debilidad. Este encuentra su propia razón de ser en el diálogo de Dios con la humanidad", agregó, ante un público formado por muchos argentinos, cristianos, musulmanes y judíos.

"Se trata de cambiar actitudes históricas", añadió, saliéndose del texto que tenía preparado, al recordar una escena de la Chanson de Roland, cuando los cristianos vencen a los musulmanes y son obligados a elegir entre el bautismo o la espada. "Eso hicimos los cristianos", recordó Francisco, haciendo autocrítica. "Era una mentalidad que hoy no podemos aceptar, ni comprender, ni puede funcionar más. Cuidemos los grupos integristas, cada uno tiene lo suyo. En Argentina hay algún rinconcito integrista por ahí. Y tratemos con la fraternidad de ir adelante", pidió. "El integrismo es una peste y todas las religiones tienen algún primo hermano integrista ahí, que se agrupa", advirtió.

En un clima muy distendido Francisco, que se sacó al final una foto junto al grupo y fue ovacionado con aplausos tanto cuando llegó a la sala, así como cuando se fue, también se tomó el tiempo de saludar a todos los participantes uno, por uno, con mucho cariño, según contaron. "Fue muy lindo, los tres copresidentes del IDI pasamos primero, los tres juntos y nos alentó a seguir adelante, nos agradeció por lo que estamos haciendo y nosotros le dijimos que lo íbamos a acompañar con el espíritu en su viaje a Tailandia y Japón, que emprende mañana", contó a LA NACIÓN Marcó, que fue vocero de Jorge Bergoglio. "En el grupo había gente de todos los colores y religiones y todos estaban muy movilizados", agregó.

"Los tres fundadores del IDI estrechamos nuestras manos, juntos, con el Santo Padre, en una imagen muy significativa", dijo por su parte Abboud. "Fue un encuentro cálido, como siempre, en donde el Papa acompañó calidez con sabiduría, una característica de los grandes hombres de la humanidad", apuntó el rabino Goldman. "Fue muy emocionante y fue una alegría verlo al Papa tan bien, de buen humor y muy distendido a saludarnos a todos", detalló Carlos Giralt, vocal del IDI.

También estuvieron en la audiencia el cardenal español Miguel Ángel Ayuso, presidente del Pontificio Consejo del Diálogo Interreligioso, el secretario de Culto, Alfredo Abriani, el excanciller Adalberto Rodríguez Giavarini, presidente del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), Aníbal Bakir, presidente del Centro Islámico y Leonardo Chullmir, vicepresidente de la AMIA. Entre otros, también asistieron cinco diputados de la CABA -Fernando Yuan, Claudio Cingolani, Guillermo González Heredia, María Rosa Muiño y Paola Michelotto-, Jaime Persick, rector de la Universidad Nacional de Hurlingham, Rafael Perelmiter, ex ministro de Economía bonaerense y jóvenes dirigentes como Tomy Caraboisian, presidente de la UIA joven, Andy Prieto, representante de la UIA joven ante la OIT y Lucas Randle, coordinador de Proyectos del Instituto de Vivienda de la Ciudad.