El papa rechaza la dimisión de cardenal alemán que denunció la gestión de los abusos sexuales

·3  min de lectura

El papa Francisco rechazó el jueves la dimisión del arzobispo de Munich, Reinhard Marx, uno de los cardenales más influyentes de Alemania, quien pidió ser liberado de sus funciones al reconocer el "fracaso" de la iglesia católica en la "catástrofe de abusos sexuales" en su país.

El papa, en una carta enviada al cardenal, le agradece su "coraje", concuerda con él en su visión de la gestión de estos abusos sexuales, pero le pide que "continúe" siendo arzobispo de Múnich.

"Gracias por tu coraje. Es un coraje cristiano que no teme la cruz, no teme anonadarse delante de la tremenda realidad del pecado", le escribe Francisco al cardenal.

Reinhard Marx, que el viernes había pedido ser liberado de sus funciones, respondió al papa que aceptaba el "gran desafío".

"Esto significa mucho para mí y para nuestro trabajo en el arzobispado de Múnich y Frisinga. Tendremos que considerar qué nuevos caminos podemos emprender, también en vista del historial de múltiples fallos", dijo Marx en un comunicado.

El cardenal, también expresidente de la Conferencia Episcopal alemana, ofreció su renuncia al papa Francisco para "compartir la responsabilidad de la catástrofe de los abusos sexuales perpetrados por responsables de la iglesia en las últimas décadas".

En esa carta, Marx denunciaba el "fracaso institucional o sistémico" en la gestión de los escándalos de abusos que han sacudido la iglesia católica alemana.

El prelado, de 67 años, lejos aún de la edad clásica de la jubilación de los 75 años, y considerado como un liberal dentro de la institución, estimaba que la iglesia católica había llegado a un "punto muerto".

Reinhard Marx, arzobispo de Múnich y de Frisinga desde hace casi 14 años, declinó hace un mes ser distinguido con la Cruz Federal del Mérito, la máxima condecoración, que quería entregarle el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.

- Escándalo en la diócesis de Colonia -

En su respuesta al cardenal, Francisco admite que "toda la Iglesia está en crisis a causa del asunto de los abusos; más aún, la Iglesia hoy no puede dar un paso adelante sin asumir esta crisis".

Además, el papa argentino coincide con el cardenal "en calificar de catástrofe la triste historia de los abusos sexuales"

"El punto de partida es la confesión humilde: nos hemos equivocado, hemos pecado" dice el papa en otro apartado de su misiva.

Sin embargo, al final de la carta Francisco da su "respuesta" a la dimisión pedida por Marx: "Continúa (...) como Arzobispo de Munich y de Frisinga"

Un informe estremecedor, publicado en marzo, reveló que centenares de menores sufrieron abusos sexuales en la diócesis de Colonia entre 1975 y 2018 y que varios responsables religiosos callaron, pese a estar al corriente de estas agresiones

En 2019, durante una reunión inédita de presidentes de conferencias episcopales en el Vaticano, dedicada a los escándalos de abusos sexuales contra menores cometidos dentro del clero, Marx se destacó al reclamar más transparencia en esta cuestión.

Su solicitud de dimisión coincidió con la decisión del papa Francisco de ordenar la semana pasada una investigación sobre la manera de tratar los casos de abusos sexuales de menores en la diócesis de Colonia.

El pontífice nombró a dos "visitantes apostólicos", una especie de enviados extraordinarios de la iglesia, encargados de "evaluar la situación pastoral compleja creada en el arzobispado y estudiar paralelamente la posible comisión de faltas" por parte del cardenal Rainer-Maria Woelki y otros prelados.

El cardenal Woelki, que forma parte del ala conservadora de la iglesia, está acusado de haber encubierto durante mucho tiempo a dos sacerdotes de la comunidad religiosa de Düsseldorf, sospechosos de abusos sexuales.

cm/gab/me/dbh/mb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.