Papa llama a reconciliación tras hallazgo de restos de 215 niños en escuela católica canadiense

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO-Un niño mira mientras el Papa Francisco es visto en el fondo durante la audiencia general semanal en el Patio de San Dámaso, en el Vaticano.

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO, 6 jun (Reuters) - El Papa Francisco dijo el domingo que le dolía el descubrimiento de los restos de 215 niños en una antigua escuela católica para estudiantes indígenas en Canadá y pidió que se respeten los derechos y las culturas de los pueblos nativos.

Sin embargo, Francisco no llegó a pedir una disculpa directa como algunos canadienses habían exigido. Hace dos días, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que la Iglesia Católica debe asumir la responsabilidad de su papel en la gestión de muchas de las escuelas.

Dirigiéndose a los peregrinos y turistas en la Plaza de San Pedro para su bendición semanal, Francisco instó a los líderes políticos y religiosos católicos canadienses a "cooperar con determinación" para arrojar luz sobre el hallazgo y buscar la reconciliación y la sanación.

Francisco dijo sentirse cerca del "pueblo canadiense, que ha quedado traumatizado por la impactante noticia".

Los internados funcionaron entre 1831 y 1996 y fueron gestionados por varias confesiones cristianas en nombre del gobierno. La mayoría eran dirigidos por la Iglesia Católica.

El descubrimiento el mes pasado de los restos de los niños del internado indio de Kamloops, en la Columbia Británica, que cerró en 1978, ha reabierto viejas heridas y está alimentando la indignación en Canadá por la falta de información y de rendición de cuentas.

"El triste descubrimiento aumenta la comprensión del dolor y el sufrimiento del pasado", dijo Francisco.

"Estos momentos difíciles representan un fuerte recordatorio para que todos nos distanciemos del modelo de colonizador [...] y caminemos juntos en el diálogo y en el respeto mutuo en el reconocimiento de los derechos y valores culturales de todos los hijos e hijas de Canadá", dijo.

El sistema de escuelas residenciales separó por la fuerza a unos 150.000 niños de sus hogares. Muchos fueron sometidos a abusos, violaciones y desnutrición en lo que la Comisión de la Verdad y la Reconciliación calificó en 2015 de "genocidio cultural".

"Encomendemos al Señor las almas de todos los niños muertos en los internados de Canadá y recemos por las familias y las comunidades nativas de Canadá destrozadas por el dolor", dijo antes de pedir a la multitud que se uniera a él en una oración silenciosa.

(Reporte de Philip Pullella; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.