Papa e islas del Pacífico piden acción mientras naciones ricas hacen sonar alarma climática

·4  min de lectura
Imagen de archivo. Planta a carbón de LEAG en Jänschwalde

Por Jan Strupczewski, Colin Packham y Philip Pullella

ROMA, 29 oct (Reuters) - Los líderes de los 20 países más ricos del mundo reconocerán la amenaza existencial del cambio climático, de acuerdo a un borrador de comunicado visto por Reuters, al tiempo que el Papa Francisco dijo el viernes que la cumbre COP26 debe brindar una "esperanza concreta" al unir las palabras con los hechos.

El G-20, cuyos líderes se reunirán el sábado y el domingo en Roma, antes de dirigirse a Glasgow, Escocia, para la reunión de la ONU, se comprometerá a tomar medidas urgentes para limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius.

Aunque el Acuerdo de París de 2015 comprometió a los signatarios a mantener el calentamiento global "muy por debajo" de los 2 grados por encima de los niveles preindustriales, y preferiblemente de los 1,5 grados, los niveles de carbono en la atmósfera han aumentado desde entonces.

"Nos comprometemos a abordar el desafío existencial del cambio climático", indicó el borrador del G-20, mientras personas de todo el mundo se preparaban para demostrar su frustración con los políticos.

"...Reconocemos que los impactos del cambio climático a 1,5 grados son mucho más bajos que los 2 grados y que se deben tomar medidas inmediatas para mantener los 1,5 grados al alcance", agregó el documento.

La activista climática Greta Thunberg, que ha reprendido a los políticos por 30 años de "bla, bla, bla" en vez de actuar para frenar el calentamiento global, es una de las que se espera proteste en las calles de la City de Londres, el corazón financiero de la capital británica y hogar de algunas de las mayores firmas financieras mundiales.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se unirá a sus homólogos en la reunión del G-20 tras sufrir un revés el jueves, cuando la Cámara de Representantes abandonó los planes para votar un proyecto de ley de infraestructura por 1 billón de dólares, que habría representado la mayor inversión en acción climática en la historia del país.

Biden esperaba llegar a un acuerdo antes de la COP26, donde quiere presentar un mensaje de que Estados Unidos ha reanudado la lucha contra el calentamiento global.

El Papa Francisco se unió a un coro creciente que pide acción en la COP26, que se celebrará del 31 de octubre al 12 de noviembre, afirmando que los líderes políticos mundiales deben dar a las generaciones futuras "esperanzas concretas" de que están dando los pasos radicales necesarios.

El viernes, Reino Unido dio un paso más para garantizar que las empresas se alinean con los compromisos de emisiones cero netas, al convertirse en el primer país del G-20 que hace obligatorio para las grandes firmas un conjunto de estándares globales de divulgación voluntaria sobre riesgos relacionados con el clima.

Anglo American dijo que espera reducir a la mitad sus emisiones indirectas de gases de efecto invernadero para 2040, impulsando el suministro de electricidad renovable en América del Sur y explorando formas de acceder mejor a metales y minerales.

No obstante, los líderes de las compañías de petróleo y gas más grandes de Europa -entre las grandes firmas cuya ausencia en la COP26 más destaca- dijeron que los líderes políticos deben hacer más efectivos los mercados de carbono y que solo los gobiernos pueden frenar de manera efectiva la demanda de combustibles fósiles.

La declaración de los países del G-20, responsables de cerca del 80% de las emisiones, reconoce "la importancia clave de lograr una emisión cero neta de gases de efecto invernadero a nivel mundial, o la neutralidad de carbono, para 2050".

No obstante, los países en primera línea climática que luchan con el aumento del nivel del mar quieren que se tomen medidas ahora.

"Necesitamos acciones concretas ahora. No podemos esperar hasta 2050, es una cuestión de nuestra supervivencia", dijo Anote Tong, expresidente de Kiribati y dos veces nominado al Premio Nobel de la Paz.

Los expertos climáticos de la ONU dicen que la fecha límite de 2050 es crucial para cumplir con el límite de 1,5 grados, pero algunos de los mayores contaminadores del mundo aseguran que no podrán alcanzarlo y China -el mayor emisor de carbono por mucho- apunta a 2060.

En el borrador del informe del G-20, la fecha de 2050 aparece entre corchetes, lo que indica que aún está sujeta a negociación.

(Reporte de Jan Strupczewski, Costas Pitas, Colin Packham, Jeff Mason, Philip Pullella, Timothy Gardner, Trevor Hunnicutt y Richard Cowan; escrito por Alexander Smith; editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.