Papa Francisco se cruza con historia de "tiranía papal" en norte de Italia

Por Philip Pullella
El Papa Francisco saluda al retirarse tras celebrar la Santa Misa en Carpi, Italia, el 2 de abril de 2017. Quizás lo último que esperaba encontrar el Sumo Pontífice durante una visita a Carpi, en el norte de Italia, el domingo era una enorme placa de 136 años honrando a las víctimas de la "tiranía papal". REUTERS/Alessandro Garofalo - RTX33PLI

Por Philip Pullella

CARPI, Italia (Reuters) - Quizás lo último que esperaba encontrar el Papa Francisco durante una visita a Carpi, en el norte de Italia, el domingo era una enorme placa de 136 años honrando a las víctimas de la "tiranía papal".

El Sumo Pontífice pasó al lado de la placa en su papamóvil blanco tras celebrar misa en una plaza a una decena de metros del lugar durante una visita de un día a un área afectada por sismos en 2012.

La placa de mármol de más o menos uno por dos metros colocada en 1881 a un lado del castillo en el centro de la ciudad conmemora la unificación de Italia en 1870, que, dice, "emancipó al pensamiento humano de la tiranía papal".

El papamóvil avanzaba muy lentamente de modo que el Papa pudiera estrechar las manos de los fieles y besar bebés, pero no estaba claro si leyó las palabras en la placa, uno de varios recordatorios del a menudo violento pasado de Italia.

Hasta 1870, Italia estaba formada por un conjunto de reinos, ducados, ciudades estado, repúblicas y los militarmente poderosos estados papales, un gran territorio que se extendía desde el Mar Mediterráneo hasta el Mar Adriático.

La región al noroeste de Bolonia que visitó el Papa fue afectada por dos sismos en 2012 que dejaron 28 muertos. Muchas fábricas familiares y plantas procesadoras de alimentos resultaron gravemente dañadas, en un golpe devastador para la economía local, en un área famosa por su queso parmesano y jamón de Parma.

Una serie de fuertes sismos afectaron a las regiones centrales de Lacio, Marcas y Umbría el año pasado y dejaron más de 300 muertos.

(Editado en español por Patricio Abusleme)