El papa Francisco quiere hacer santo a un pariente de Lady Di

·2  min de lectura
Papa Francisco
archivo

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco puso a un sacerdote católico inglés del siglo XIX que un ancestro de Lady Di y de los príncipes Guillermo y Harry de Gran Bretaña en el camino hacia la santidad.

El Vaticano dijo este sábado que el Papa había aprobado un decreto en el que reconoció las “virtudes heroicas” de George Spencer, un sacerdote de la orden religiosa Pasionista que vivió entre 1799 y 1864.

Gripe aviar: Rusia detectó el primer caso de transmisión de la cepa H5N8

Spencer, quien dejó la Iglesia Anglicana, tomó el nombre de “Ignacio de St. Paul” después de convertirse en sacerdote católico.

El príncipe William y su hermano, el príncipe Harry, están relacionados con Spencer a través de su madre Diana Spencer, la difunta princesa de Gales, que murió en 1997.

Spencer era el tío tatarabuelo de Diana, y también tío abuelo del líder británico en tiempos de guerra, Winston Churchill, según el sitio web de la diócesis católica romana de Shrewsbury.

De hecho, creció en la propiedad ancestral de Spencer en Althorp, donde está enterrada Diana.

Después de su ordenación en Roma, regresó a Inglaterra y se dedicó a acompañar en el camino de la fe a inmigrantes irlandeses pobres en West Midlands.

El Papa se “escapó” del Vaticano para visitar a una sobreviviente del Holocausto

La orden religiosa Pasionista en Gran Bretaña ha estado trabajando en su causa de santidad durante décadas, investigando su vida y escritos.

La aprobación del decreto por parte del Papa significa que Spencer ahora tiene el título de “venerable”.

Su causa de santidad se encuentra en las primeras etapas. Habría que atribuir un milagro a Spencer para que fuera beatificado y otro para que se lo nombre santo.

La Iglesia Católica Romana enseña que solo Dios hace milagros, pero que los santos interceden en nombre de las personas que les rezan, por eso el milagro es la “garantía” de que son “santos” ya que se encuentran con Dios en el cielo. Para que un hecho sea considerado milagro debe tratarse de una curación médicamente inexplicable de una persona.