El papa Francisco saludó al nuevo presidente del Perú

·4  min de lectura
El Papa Francisco saluda a los fieles después de pronunciar la oración del Ángelus desde la ventana de su estudio con vista a la Plaza de San Pedro en el Vaticano, el domingo 1 de agosto de 2021 (AP Photo / Riccardo De Luca).
Riccardo De Luca

ROMA.- El papa Francisco saludó hoy al nuevo presidente del Perú, Pedro Castillo y pidió bendiciones especiales para el país andino, en la tradicional oración mariana del Ángelus. Lo hizo después de la catequesis, que presidió como es tradición al mediodía local desde la ventana de su despacho del Palacio Apostólico, cuando mencionó a diversos grupos de fieles presentes en la Plaza de San Pedro. “Veo algunas banderas peruanas y los saludo a ustedes peruanos, que tienen un nuevo presidente. ¡Que el Señor bendiga siempre vuestro país!”, exclamó.

Francisco no mencionó con nombre y apellido al nuevo mandatario, un maestro rural de izquierda, que asumió el miércoles pasado después de un tortuoso proceso electoral que finalmente confirmó su victoria con el 50,12% de los votos en el ballotage del 6 de junio pasado contra la derechista Keiko Fujimori.

Una alcaldesa de Colombia dispuso un “encierro” de siete días para los no vacunados

Francisco viajó a Perú en enero de 2018, cuando era presidente Pedro Pablo Kuczynski, mandatario que se vio obligado a renunciar en marzo de ese mismo año, en el marco de una crisis de los últimos años que se agudizó en noviembre, cuando el país tuvo hasta tres presidentes en medio de choques entre el Congreso y el gobierno.

Opositores de derecha temen que Castillo importe un modelo de gobierno de izquierda como los de Venezuela, Cuba y Bolivia, algo que el mandatario ha rechazado. Castillo designó el viernes por la noche al economista moderado Pedro Francke ministro de Economía y Finanzas, en busca de apaciguar el temor a cambios radicales de izquierda.

La incertidumbre golpeó, en efecto, a los mercados peruanos después de que nombrara el jueves a Guido Bellido, un militante radical de su partido marxista Perú Libre, para dirigir su primer gabinete. Francke, un execonomista que trabajó en el Banco Mundial, aseguró en julio que el gobierno respetará la propiedad privada, los ahorros de las personas y continuará manteniendo la autonomía del Banco Central de Reserva “para asegurar que la inversión en el Perú no se dispare”.

Amor gratuito y sin cálculos

En su tercer Ángelus desde el Vaticano después de una operación al colon a la que se sometió el 4 de julio, por la que quedó internado 10 días por primera vez en su pontificado, el papa Francisco se mostró en buena forma.

En la catequesis, recordó que el Evangelio “nos enseña que no basta con buscar a Dios, también hay que preguntarse por qué lo buscamos”. En este marco, destacó que entre las muchas tentaciones que tenemos en la vida, hay una que podríamos llamar “tentación idolátrica”. “Es la que nos impulsa a buscar a Dios para nuestro propio provecho, para resolver los problemas, para tener gracias a Él lo que no podemos conseguir por nosotros mismos, por interés”, indicó.

Río de Janeiro celebrará el fin de las restricciones con cuatro días de fiestas callejeras

“Pero así, la fe es superficial y -me permito la palabra- la fe es milagrera: buscamos a Dios para que nos alimente y luego nos olvidamos de Él cuando estamos satisfechos. En el centro de esta fe inmadura no está Dios, sino nuestras necesidades”, advirtió. Y recordó que, aunque es justo presentar nuestras necesidades al corazón de Dios, el Señor “actúa mucho más allá de nuestras expectativas, desea vivir con nosotros ante todo en una relación de amor”. “Y el verdadero amor es desinteresado, es gratuito: ¡no se ama para recibir un favor a cambio! Eso es interés; y tantas veces en la vida somos interesados”, admitió.

Explicó luego que hay una relación con Dios que va más allá de la lógica del interés y del cálculo y que esto también debe darse en nuestras relaciones humanas y sociales. “Cuando buscamos sobre todo la satisfacción de nuestras necesidades, corremos el riesgo de utilizar a las personas y explotar las situaciones para nuestros fines. Cuántas veces hemos escuchado de una persona: ‘Pero este usa a la gente y luego se olvida’. Usar a las personas por el interés proprio está muy mal. Y una sociedad cuyo centro sean los intereses en lugar de las personas es una sociedad que no genera vida”, advirtió.

“La invitación del Evangelio es ésta: en lugar de preocuparnos sólo por el pan material que nos quita el hambre, acojamos a Jesús como pan de vida y, a partir de nuestra amistad con Él, aprendamos a amarnos entre nosotros. Con gratuidad y sin cálculo. Amor gratuito y sin cálculos, sin usar a la gente, con gratuidad, con generosidad, con magnanimidad”, concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.