El papa Francisco parte de Roma para una arriesgada e histórica gira por Irak

Philip Pullella y John Davison
·2  min de lectura

Por Philip Pullella y John Davison

A BORDO DEL AVIÓN PAPAL, 5 mar (Reuters) - El papa Francisco empezó su viaje a Irak el viernes para su gira en el extranjero más arriesgada desde su elección en 2012, y dijo que se sentía obligado a hacer la visita "emblemática" porque el país había sufrido mucho durante mucho tiempo.

Un avión de Alitalia que lo transportaba a él, a su séquito, a un equipo de seguridad y a unos 75 periodistas, salió del aeropuerto Leonardo da Vinci de Roma para emprender el vuelo de 4 horas y media a Bagdad.

Irak está desplegando miles de efectivos de seguridad adicionales para proteger al papa Francisco, de 84 años, durante la visita, que se produce después de que una serie de ataques con cohetes y atentados suicidas hicieran temer por su seguridad.

"Estoy contento de volver a hacer viajes", dijo en breves comentarios a los periodistas a bordo del avión, en alusión a la pandemia de coronavirus que le ha impedido viajar. El de Irak es su primer viaje fuera de Italia desde noviembre de 2019.

"Este es un viaje emblemático y es un deber hacia una tierra que ha sido martirizada durante tantos años", dijo Francisco, antes de ponerse una mascarilla y saludar a cada reportero individualmente, sin estrechar la mano.

El viaje relámpago de Francisco será llevada a cabo en avión, helicóptero y posiblemente en coche blindado a cuatro ciudades, incluyendo zonas a las que la mayoría de los dignatarios extranjeros no pueden llegar, y menos en un espacio de tiempo tan corto.

Francisco celebrará una misa en una iglesia de Bagdad, se reunirá con el principal clérigo musulmán chiita de Irak en la ciudad meridional de Nayaf y viajará al norte, a Mosul, donde el año pasado el ejército tuvo que vaciar las calles por motivos de seguridad para una visita del primer ministro de Irak.

Mosul es un antiguo bastión del Estado Islámico, y las iglesias y otros edificios que allí se encuentran aún llevan las cicatrices del conflicto.

(Información de Philip Pullella en el avión papal, John Davison in Bagdad; editado por Clarence Fernandez y Gareth Jones, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)