El papa Francisco instituyó la Jornada Mundial de los Abuelos

Elisabetta Piqué
·4  min de lectura

ROMA.- El papa Francisco instituyó hoy la "Jornada Mundial de los Abuelos", que se celebrará cada año en toda la Iglesia católica el cuarto domingo de julio, cerca de la memoria litúrgica de los santos Joaquín y Ana, abuelos de Jesús. Así lo anunció al término de la tradicional oración mariana del Angelus, al destacar, como siempre hizo desde el principio de su pontificado, la importancia de los abuelos, "el eslabón entre las generaciones" y al recordar que pasado mañana, 2 de febrero, se celebra la fiesta del encuentro de abuelos con nietos.

Esta coincide con la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo, cuando "Simeón y Ana, ambos ancianos, iluminados por el Espíritu Santo, reconocieron a Jesús como el Mesías", evocó el Pontífice. "El Espíritu Santo suscita aún hoy en los ancianos pensamientos y palabras de sabiduría: su voz es preciosa porque canta las alabanzas de Dios y guarda las raíces de los pueblos. Nos recuerdan que la vejez es un regalo y que los abuelos son el eslabón entre las generaciones, para transmitir a los jóvenes experiencias de vida y de fe", subrayó: "a menudo se olvida a los abuelos y nosotros olvidamos esta riqueza de preservar las raíces y transmitir".

"Por eso -siguió- he decidido instituir la Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, que se celebrará en toda la Iglesia cada año el cuarto domingo de julio, cerca de la fiesta de san Joaquín y santa Ana, los 'abuelos' de Jesús", anunció. "Es importante que los abuelos se encuentren con sus nietos y que los nietos se encuentren con sus abuelos, porque -como dice el profeta Joel- los abuelos soñarán frente a sus nietos, tendrán ilusiones [grandes deseos], y los jóvenes, tomando fuerzas de sus abuelos, irán adelante, profetizarán", indicó. "Y precisamente el 2 de febrero es la fiesta del encuentro de abuelos con nietos", explicó.

"Tutankamón británico": la historia del fascinante hallazgo que llegó a Netflix

Debido a la pandemia de coronavirus, como sucede desde hace meses, el Papa habló desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, donde este domingo había un pequeño grupo de chicos de Acción Católica de la Diócesis de Roma, que culminó así, esta vez online, una "caravana por la paz".

"Normalmente, estos chicos traían globos para lanzarlos desde la ventana, pero hoy estamos encerrados aquí, no se puede hacer. ¡Pero el próximo año seguro que lo harán!", comentó, sonriente y optimista, el exarzobispo de Buenos Aires.

Francisco ya instituyó una Jornada Mundial de los Pobres, que se celebra desde 2017 y una Jornada Mundial del Migrante, desde 2019.

En un comunicado difundido por la Sala de Prensa del Vaticano, el cardenal estadounidense Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, consideró la flamante institución de la "Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores" como "el primer fruto" del Año "Familia Amoris Laetitia", convocado por el Papa a partir del 19 de marzo próximo, en el quinto aniversario de su exhortación apostólica Amoris Laetitia, sobre la belleza y la alegría del amor familiar, que concluirá el 26 de junio de 2022 en el 10º Encuentro Mundial de las Familias en Roma.

"La pastoral de las personas mayores es una prioridad inaplazable para toda comunidad cristiana. En la encíclica Fratelli tutti, el Santo Padre nos recuerda que nadie se salva solo. En esta perspectiva es necesario atesorar la riqueza espiritual y humana que se fue transmitiendo a lo largo de las generaciones", indicó Farrell.

El purpurado, que recordó que su dicasterio ya organizó un primer Congreso Internacional de Pastoral de Personas mayores, además aseguró: "a partir de hoy nos sentimos aún más comprometidos en trabajar para eliminar la cultura del descarte y valorar los carismas de los abuelos y las personas mayores".

En la Primera Jornada Mundial de los Abuelos, que tendrá lugar en el corazón del Año Familia Amoris Laetitia, el papa Francisco presidirá la misa vespertina del domingo 25 de julio, respetando la situación sanitaria, en la basílica de San Pedro, adelantó Farrell, que añadió que "a medida que se acerque la Jornada, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida anunciará las iniciativas adicionales que la acompañarán". "A partir de ahora, el Dicasterio invita a las parroquias y diócesis de todo el mundo a encontrar formas de celebrar la Jornada a nivel local que se adapten a su propio contexto pastoral", concluyó.