El Papa Francisco con los gitanos en el mayor gueto de Centroeuropa

·1  min de lectura

El Papa Francisco ha dedicado su penúltima jornada en Eslovaquia a los jóvenes y a los marginados.

En el estadio del Lokomotive, en la ciudad de Kosice, ha hablado de amor y filedidad a unos diez mil chicos y chicas. 'El amor no es un sueño de bajo coste, no se puede usar y tirar', ha dicho. Puso de ejemplo a Anka Kolesarova, una adolescente beatificada hace tres años que murió tras resistirse a ser violada por un soldado soviético en 1944.

"Siento que me transmite paz y energía".

La miseria de Lunik IX

Más tarde, el Sumo Pontífice se ha acercado hasta el barrio de Lunik IX, considerado el mayor gueto gitano de centroeuropa. Unos dos mil salieron a aclamarlo. Francisco se reunió con representantes de la comunidad romaní en una visita corta pero que llev ó esperanza a quienes más la necesitan.

"Estoy feliz de que el papa se preocupe por nosotros y ahora el mundo pueda saber que necesitamos ayuda", comenta un muchacho.

Esta etnia constituye el diez por ciento de los casi cinco millones y medio de habitantes del país. En estos edificios ruinosos la mayoría vive sin agua corriente ni electricidad. Por lo que cuenta Inga, parece imposible romper el círculo de la p obreza.

"Es muy difícil encontrar trabajo, cuando se enteran de que somos de Lunik, nunca nos contratan".

Su madre recuerda que durante la pandemia recibían s 240 euros de ayuda estatal para alimentar a los siete de la familia".

El paso de Francisco por Lunik simboliza mejor que nada el mensaje de solidaridad y acogida que ha querido transmitir a lo largo de su viaje a Eslovaquia, que ha acabado este miércoles.

Habrá que ver qué queda después de que se desmontan los escenarios.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.