Papa Francisco evoca a marginados en viacrucis

Más destacado

RIO DE JANEIRO (AP) — Copacabana se convirtió el viernes en un escenario multicolor, de luces, cantos y coreografías para representar el viacrucis para millones de jóvenes católicos del mundo y para un espectador especial: el papa Francisco, que ofreció la cruz de Cristo a las víctimas de la violencia, a los marginados, perseguidos, y a los jóvenes que dejaron de tener confianza en las instituciones políticas o a quienes han perdido la fe en la Iglesia.

Copacabana, a su vez, conservó intacta su reputación como centro neurálgico de Río, famoso por sus playas blancas y mujeres en bikini, por sus conciertos, carnavales, y vida nocturna para ser testigo de una puesta en escena de un acto tan solemne como el viacrucis, que contó con grandes escenografías, un complejo sistema de iluminación, una orquesta y un elenco de cientos de actores, en una versión moderna de la historia bíblica.

Durante la recreación Francisco lució cansado y se veía solitario en un trono. Los fieles cerca del escenario siguieron con atención el viacrucis, quienes estaban distantes dejaron de poner atención mientras entraban y salían del lugar.

La cruz de madera, símbolo de las jornadas mundiales de la juventud, cargada por 20 jóvenes vestidos de blanco y amarillo, recorrió las 14 estaciones del viacrucis, que recordó desde el momento en que Jesús fue condenado a muerte, los flagelos que padeció, el consuelo de su madre hasta su crucifixión y muerte.

El viacrucis es uno de los principales eventos de la Jornada Mundial de la Juventud, diseñado para recordar a los jóvenes católicos que su fe se basa en que Cristo murió para perdonar los pecados del hombre.

Frente a una multitud, amontonada y arropada con chaquetas para protegerse de una noche de lluvia, Francisco les dijo que Jesús carga con el sufrimiento del mundo, de las familias cuyos hijos son víctimas del "falso paraíso" de las drogas, de los hambrientos "en un mundo donde se tiran toneladas de comida cada día", de los que son perseguidos por su religión, sus creencias ", o "simplemente por el color de su piel".

Así, el pontífice reforzó su mensaje de solidaridad a los excluidos e incentivó a los participantes de la jornada y a los fieles a acercarse a Iglesia y recuperar valores perdidos.

"Jesús con su cruz recorre nuestras calles para cargar nuestros miedos, nuestros problemas, nuestros sufrimientos, también los más profundos", dijo Francisco. Cristo "acoge a todos con los brazos abiertos, carga sobre su espalda nuestras cruces y nos dice: ¡Animo! No la llevas vos solo. Yo la llevo contigo y yo he vencido a la muerte y he venido a darte esperanza, a darte vida".

"Jesús se une a tantos jóvenes que han perdido la fe en las instituciones políticas, porque ven en ellos sólo el egoísmo y la corrupción", dijo Francis en otra referencia a las violentas protestas que estallaron en Brasil el mes pasado en contra de la corrupción rampante y las ineficiencias en el gobierno. "Tantos jóvenes que han perdido su confianza en las instituciones políticas porque ven egoísmo y corrupción, o que han perdido su fe en la iglesia, o incluso en Dios, por la incoherencia de los cristianos y los ministros del Evangelio".

Después de que el papa se fuera de Copacabana, unos 200 manifestantes se aproximaron al escenario. Se trató de la última protesta de las decenas que han afectado a Brasil desde junio. La policía hizo retroceder algunos de los manifestantes que intentaban acceder al escenario.

En esos momentos, una llovizna fría, que en la semana ha caído a cantaros sobre Río, comenzó a caer de nuevo mientras la policía disipaba a la multitud. El mismo Papa, que ha fustigado a las élites políticas y económicas por la corrupción, ofreció aliento pero a las protestas pacíficas.

Su mensaje no sólo se ha centrado en la juventud católica presente en esta jornada sino también en la generación de sus abuelos. Esta preocupación por los más viejos ha hecho parte del trabajo pastoral de Francisco desde que estaba en Argentina, impulsado en parte por el crucial papel que jugó su propia abuela en su desarrollo espiritual y como una deferencia a su predecesor en el pontificado, Benedicto XVI.

Hablando desde el balcón del Palacio Arzobispal de San Joaquín, Francisco recordó que el viernes se celebra el Día de los Abuelos en muchos lugares del mundo y que los jóvenes deben aprovechar esa oportunidad para honrar y agradecer a sus abuelos por la sabiduría que comparten. Recordó que el viernes la Iglesia también celebra a los padres de la Virgen María, los abuelos de Jesús: San Joaquín y Santa Ana.

La jornada la dedicó a los jóvenes. Confesó a un grupo de cinco chicos, escogidos al azar, se reunió con algunos que están presos e invitó a 12 más a almorzar.

"La acogida fue fantástica", dijo una joven colombiana que almorzó con Francisco que solamente se identificó con el nombre de Paula.

El papa dijo que la visión actual del mundo es economicista y "ha dejado de lado la visión humanista. Nos dijo que tenemos que volver a esa visión más enfocada en el hombre", dijo Paula. "Nos hizo unas preguntas, pero nos pidió que no las respondiéramos en ese momento sino después, en oración. ¿Por qué están muriendo jóvenes en las calles? ¿Por qué hay gente sufriendo?... Al final, nos dio una misión: amar a los otros".

Los encuentros del viernes son un reflejo de lo que ha sido otra de sus prioridades que data de sus días como sacerdote, obispo y arzobispo de Buenos Aires, que hace parte de su creencia de que la Iglesia católica debe estar más cerca de los marginados y olvidados de la sociedad.

Incluso ahora como papa, Francisco llama cada dos semanas a un grupo de jóvenes que están en un centro de detención de Buenos Aires, para mantenerse en contacto con ellos. Esas comunicaciones revelan "su deseo de estar cerca de la gente", dijo Federico Lombardi, vocero del Vaticano.

Según el padre canadiense Thomas Rosica, asistente del vocero del Vaticano, dijo el viernes por la noche que recolectores de material reciclable participaron en el via crucis invitados por el pontífice y quienes también asistieron a la misa de la inauguración del papado en marzo en Roma.

"Fueron cinco minutos de encuentro", dijo emocionada Estefani Lescano, estudiante de enfermaría de 21 años procedente de Venezuela y que se confesó con el santo padre. "Él (papa) siguió el ritual normal de una confesión, pero después conversamos" ''Yo lo invité a mi país, que lo necesitamos, y él me habló sobre que los jóvenes tenemos la misión de mantener viva a la Iglesia y de propagar el mensaje de Cristo".

Los otros jóvenes que celebraron el sacramento fueron tres brasileños y una italiana.

Las confesiones se hicieron en el parque Quinta da Boa Vista, al norte de Río, donde los organizadores montaron una pequeña capilla con un toldo e instalaron en su interior un pequeño confesionario. Afuera del lugar también había casetas improvisadas para la confesión.

Más tarde partió al Palacio Arzobispal de San Joaquín, y a cien metros de llegar a su destino, el vehículo en el que viajaba el papa se detuvo y él se bajó para bendecir a una niña de cinco años, María Vitoria, que sufre de hidrocefalia.

"Dios te bendijo", dijo a su hija cuando la recibió nuevamente en sus brazos a María Olivia Vilela Barbosa, música y compositora de 48 años, que contó que ha seguido la visita papal por televisión y que cuando se enteró de que el papa iría al arzobispado, que queda en la misma calle donde vive, decidió llevar a su hija.

"Esto es una fiesta, el papa es un santo", dijo Barbosa, temblorosa, conmovida.

El pontífice, que mantiene una frenética agenda, salió temprano de su residencia y llegó a Quinta de Boa Vista, al norte de la ciudad, en su quinto día en Brasil.

Funcionarios de la ciudad de Río y organizadores de la Jornada Mundial de la Juventud fueron objeto de duras críticas por la desorganización del evento, lo que plantea serios interrogantes acerca de la capacidad de la ciudad para acoger mega eventos, como la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Pocos minutos después de arribar a la ciudad el lunes, la caravana papal hizo un giro equivocado y quedó atascada en el tráfico. Cientos de fieles se abalanzaron sobre el vehículo que transportaba el santo padre. El miércoles, el metro cerró durante dos horas y dejó varados a decenas de miles de peregrinos que se dirigían al evento de bienvenida de la Jornada Mundial de la Juventud.

El jueves, varias estaciones de metro cerraron alrededor de Copacabana antes en la primera aparición oficial del papa en la jornada, lo que obligó a cerca de un millón de personas a caminar varios kilómetros para encontrar un medio de transporte.

"Estoy feliz que estamos a la mitad" de la Jornada Mundial, que comenzó el 22 de julio y concluirá el domingo, bromeó Lombardi. Destacó que la intensidad laboral ha sido la norma desde que Francisco llegó al cargo en marzo.

El portavoz Lombardi informó que no hay planes para que el pontífice viaje a Argentina en 2014, gira que era ampliamente esperada. Indicó que Francisco planea visitar otro continente dado que ya estuvo en Brasil.

Rosica dijo que ha habido problemas similares en distintos países, incluyendo en el suyo, cuando la jornada se realizó en Toronto en 2002. En aquella ocasión hubo una enorme tormenta que afectó a los jóvenes peregrinos que estaban en una vigilia.

Unos 7.000 soldados se sumarán a millares de agentes policiales en las calles de Río para proteger al papa Francisco y a más de un millón de personas que esperan ver al pontífice, anunciaron las autoridades brasileñas el viernes.

Los soldados en la playa no portarán armas.

El jueves Francisco exhortó el jueves a la juventud a lanzarse a las calles para propagar la fe; un mensaje que puso en práctica al visitar unas de las favelas más violentas de Río de Janeiro e inaugurar la Jornada Mundial de la Juventud en la playa de Copacabana, donde llovió a mares durante la mañana y tarde.

El pontífice fue electo con un mandato para reformar la Iglesia, y en sólo cuatro meses ya ha comenzado a hacerlo: ha infringido normas vaticanas de mucha data en casi todo, desde dónde coloca la cabeza al acostarse hasta cómo se hace el proceso de canonización. Se ha separado su personal de seguridad para acercarse a las multitudes y su primera visita internacional ha mostrado que los fieles le agradecen el gesto.

-------------

Con producto interactivo: http://hosted.ap.org/interactives/2013/papa-benedicto-es/

------

Siga en Twitter a Vivian Sequera https://twitter.com/VivianSequera y a Marco Sibaja https://twitter.com/marcosibaja

------

A esta noticia contribuyeron el corresponsal de la AP en Brasil Bradley Brooks y la corresponsal en ciudad del Vaticano Nicole Winfield.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK