El papa Francisco alaba las tasas progresivas de impuestos y el "pacto fiscal" en Italia

·2  min de lectura

El papa Francisco defendió las tasas de impuesto progresivas y el "pacto fiscal" en el contexto de la campaña electoral en Italia, donde los líderes de derecha Matteo Salvini y Silvio Berlusconi abogan por una tasa única.

Al recibir en el Vaticano a empresarios miembros de la principal confederación patronal, Confindustria, el jesuita argentino insistió en la necesidad de compartir la riqueza con quienes no tienen acceso a ella.

Una forma de compartir "muy importante en el mundo moderno y en las democracias está representada por los impuestos, pero a menudo es incomprendida", declaró el papa ante unos 5.000 empresarios y sus familias.

"El pacto fiscal está en el corazón del pacto social. Los impuestos son también una forma de compartir la riqueza para que ésta se convierta en bienes comunes y públicos como la educación, la salud, los derechos, los cuidados, la ciencia, la cultura y el patrimonio", prosiguió.

"Ciertamente, los impuestos deben ser justos, equitativos y fijados en función de la capacidad contributiva de cada uno, como lo exige la constitución italiana", precisó Francisco.

Salvini y Berlusconi hicieron de la tasa única ("flat tax") uno de sus principales caballos de batalla para las legislativas del 25 de septiembre.

El Papa, que regularmente defiende un acceso más equitativo a la riqueza, no hizo alusión alguna a la situación política italiana con vistas al escrutinio y no nombró a nadie.

En Italia, donde la evasión fiscal se estima en unos 100.000 millones de dólares al año, la Constitución afirma que "todos los ciudadanos deben participar en el gasto público en función de su capacidad de contribuir" y que el sistema fiscal debe respetar "criterios de progresividad".

Pero Salvini no pierde la oportunidad de presentar la tasa impositiva única del 15% como remedio milagroso para reducir la evasión fiscal y reactivar la economía de la península, mientras que para Berlusconi sería más bien del 23%.

Sus oponentes consideran que la tasa única es muy desigual y reduce los ingresos fiscales del Estado.

ljm-cmk/bt/mab/mb