El Papa evoluciona: caminata en su habitación, cena con asistentes y expectativa por su reaparición

·3  min de lectura
El papa Francisco reaparecerá en público mañana desde el hospital
El papa Francisco reaparecerá en público mañana desde el hospital

ROMA.- Siguen llegando noticias alentadoras desde el departamento del décimo piso del hospital Gemelli donde el papa Francisco, de 84 años, se encuentra internado desde su operación al colon del domingo pasado.

El boletín diario difundido por el Vaticano hoy puntualmente al mediodía local (7 de la Argentina) confirmó que el exarzobispo de Buenos Aires, que mañana volverá a aparecer en público para la oración mariana del Ángelus, sigue recuperándose.

Los “días felices” de Cristina Kirchner anticipan el gobierno que viene

Tanto es así que anoche incluso cenó con quienes lo están asistiendo en estos días, contó el director de la Sala de Prensa, Matteo Bruni, en su parte diario, que destacó que la jornada de ayer del papa Francisco “ha sido tranquila, con la evolución clínica esperada”. “Los análisis de sangre son satisfactorios y sigue el tratamiento indicado. Poco a poco está reanudando el trabajo y sigue paseando por el pasillo del apartamento”, agregó, al señalar que, por segundo día consecutivo, por la tarde celebró misa en la capilla privada con la que cuenta su suite del Gemelli, que es la misma que solía utilizar Juan Pablo II (1978-2005).

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“El Santo Padre, constatando en primera persona la calidad humana del personal médico y sanitario que lo atiende, ha dirigido un pensamiento especial a todos aquellos que con atención y compasión eligen el rostro del sufrimiento, involucrándose en una relación personal con los enfermos, sobre todo con los más frágiles y vulnerables”, también dijo Bruni.

En tanto, crece la expectativa por la reaparición de mañana del papa Francisco para la oración del Ángelus del mediodía (hora local) desde el décimo piso del hospital, cuando todo el mundo, en alerta por una operación de la que se han dado pocos detalles, más seria de lo que se pensaba y que determinó una hospitalización preventiva de al menos siete días, podrá ver la semblanza del máximo líder de la Iglesia católica.

Algo se quebró entre Alberto Fernández y la CGT

La operación, según el Vaticano, fue programada desde hace tiempo. De hecho el Papa aprovechó el mes de julio en el que se toma “vacaciones” y suspende las audiencias para hacerla. Pocos sabían de todos modos de la intervención, que tuvo lugar el domingo a la tarde pasado e implicó una “hemicolectomía izquierda” (que consiste en extirpar el lado izquierdo del colon y unir las partes remanentes del órgano), duró “unas tres horas” y comportó anestesia general. Según trascendió, la cirugía duró más de lo esperado porque si bien comenzó con laparoscopía, después debió continuar a cielo abierto porque, debido a una pequeña cirugía anterior abdominal menor, no pudieron entrar los pequeños robots que sirven para operar.

En uno de sus escuetos informes médicos, el Vaticano el miércoles precisó que el examen histológico definitivo confirmó que el diagnóstico era correcto y que el Papa sufría “una estenosis diverticular grave con signos de diverticulitis esclerosante”. En el entrelíneas de esta frase se dedujo que la biopsia que se le hizo a la parte extirpada descartó la presencia de un tumor maligno, que era una posibilidad con la que algunos médicos habían especulado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.