El Papa se “escapó” del Vaticano para visitar a una sobreviviente del Holocausto

Elisabetta Piqué
·2  min de lectura
Francisco junto a la famosa escritora y poetisa húngara Edith Bruck
Vatican media

ROMA.- En otro gesto de los suyos, sin preaviso y más que elocuente, el papa Francisco se “escapó” esta tarde del Vaticano para visitar en su casa del centro de Roma a la famosa escritora y poetisa húngara Edith Bruck, sobreviviente del Holacusto, de 88 años.

“La conversación con el Papa recorrió esos momentos de luz de los que estuvo marcada su experiencia en el infierno de los campos de concentración y evocó los temores y las esperanzas por el tiempo en el que vivimos, subrayando el valor de la memoria y el rol de los ancianos en el cultivarla y transmitirla a los más jóvenes”, informó Matteo Bruni, director de la Sala de Prensa del Vaticano. Bruni detalló que después de una reunión de cerca de una hora, el Pontífice volvió al Vaticano, en una salida que, como era de esperar, causó revuelo entre los que transeúntes que repentinamente se encontraron con el hombre vestido de blanco.

Según recordó Vatican News, el portal del Vaticano, Francisco quedó impactado con una entrevista que L’Osservatore Romano le hizo a Bruck, en la que relató el horror que ella y su familia vivieron durante la persecución nazi. De ahí, decidió ir a conocer personalmente a la escritora, que vive desde hace años en Roma y que se nacionalizó italiana.

También participó del encuentro el director del Osservatore Romano, Andrea Monda.

Nacida en 1932 en el seno de una pobre y numerosa familia judía en Tiszabercel, Hungría, Bruck fue deportada a los campos de concentración de Auschwitz, Dachau y Bergen-Belsen. Después de años de peregrinaje, se estableció en Italia, donde se nacionalizó y comenzó a publicar diversos libros, novelas, una autobiografía y poesías.

Como recordó Vatican News, Bruck le dedicó toda su vida a testimoniar el horror vivido. De hecho, fueron dos desconocidos que encontró en el campo de concentración de Bergen-Belsen quienes le pidieron que lo hiciera: “Cuéntalo, no te creerán, pero si sobrevives, cuéntalo, incluso por nosotros”. Y cumplió su promesa.

Lo que más le llamó la atención al Papa al leer la entrevista que le hizo el diario del Vaticano fue su mirada de esperanza, más allá del espanto.

El 27 de enero pasado, al recordar el 76 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, el exarzobispo de Buenos Aires, famoso por tener muchos amigos judíos, advirtió que el Holocausto “puede volver a suceder” y aseguró que “recordar es condición para un futuro mejor de paz y fraternidad”.