El Papa emérito Benedicto está "muy enfermo"; Francisco pide que oren por él

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO, 28 dic (Reuters) -El Papa emérito Benedicto, un héroe para los conservadores católicos que en 2013 se convirtió en el primer pontífice en renunciar a su cargo en 600 años, está "muy enfermo", dijo el miércoles su sucesor, Francisco, quien pidió a la Iglesia que rece por el religioso de 95 años.

Obispos de Europa, Estados Unidos y otros países instaron a los fieles a tener presente a Benedicto XVI, después de que el Vaticano anunció que había sufrido un repentino "deterioro" de su salud.

"Quisiera pedirles a todos una oración especial por el Papa emérito Benedicto, que, en silencio, sostiene a la Iglesia", dijo Francisco en su sorpresivo anuncio en italiano al final de su audiencia general semanal.

"Acordémonos de él. Está muy enfermo, pidamos al Señor que lo consuele y lo sostenga en este testimonio de amor a la Iglesia, hasta el final", dijo el religioso argentino, que habló en italiano.

Según el comunicado del Vaticano, Benedicto XVI recibe atención médica constante y su estado está bajo control.

Francisco, que visitó al expontífice poco después de su audiencia general, ha elogiado a menudo a Benedicto, diciendo que era como tener un abuelo en casa. Pero la presencia de dos hombres vestidos de blanco en el Vaticano ha sido a veces problemática.

Los conservadores consideran al anterior Papa como su abanderado y algunos ultratradicionalistas incluso se han negado a reconocer a Francisco como pontífice legítimo.

Han criticado a Francisco por su actitud más acogedora hacia los homosexuales y hacia los católicos divorciados y vueltos a casar fuera de la Iglesia, por considerar que se socavan los valores tradicionales.

Líderes de la Iglesia católica de Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos y otros países instaron a los fieles en las redes sociales a unirse a las oraciones por Benedicto, que fue Papa durante casi ocho años antes de retirarse.

"Esta mañana he recibido la noticia de que hay una gran preocupación en Roma por la salud del Papa emérito. Por eso queremos incluirle especialmente en nuestras oraciones", dijo a los fieles el cardenal alemán Reinhard Marx, arzobispo de Munich.

El cardenal Matteo Zuppi, jefe de la Conferencia Episcopal Italiana, pidió a los italianos que tuvieran presente a Benedicto XVI "en este momento de sufrimiento y prueba".

Hasta hace unas semanas, quienes habían visto a Benedicto afirmaban que su cuerpo estaba muy frágil, pero su mente aguda.

Una de las últimas fotografías que se conocen de Benedicto fue tomada el 1 de diciembre, cuando se reunió con los ganadores de un premio para teólogos que lleva su nombre. Estaba sentado y parecía excepcionalmente débil.

Desde su renuncia, Benedicto vive en un antiguo convento dentro de los jardines del Vaticano, con su secretario, el arzobispo Georg Ganswein, y algunos otros colaboradores y personal médico.

(Editado en español por Carlos Serrano y Javier López de Lérida)