El papa apela a la unidad entre cristianos del mundo, "más urgente que nunca"

·2  min de lectura

Jerusalén, 22 may (EFE).- El papa Francisco apeló esta noche "a la unidad de los cristianos en el amor mutuo", algo "más urgente que nunca" en un mundo con crecientes desigualdades y retos ecológicos, según expresó en un mensaje de vídeo grabado para un evento religioso en Jerusalén entre varias confesiones cristianas .

"Si siempre ha sido necesaria la unidad de los cristianos en el amor mutuo, hoy es más urgente que nunca", dijo Francisco por la Vigilia Ecuménica de Pentecostés, en una ceremonia en la iglesia anglicana de Cristo de Jerusalén organizada a través de la Comisión para la Unidad de los Cristianos.

El pontífice instó a "mirar el mundo", donde el "egoísmo" y "la codicia" hacen "que cada vez los pobres sean más pobres y los ricos más ricos", mientras "la naturaleza está llegando al límite de sus posibilidades por la acción depredadora del hombre", el mismo "a quien Dios le confió cuidar y hacer fructificar la tierra".

"Esta es una noche muy especial, quiero compartir con ustedes lo que hay en mi corazón, pensando en Jerusalén, la ciudad santa para los hijos de Abraham", agregó el papa, que hizo referencia a la "Iglesia de Santiago, la iglesia madre" que surgió ahí, y la primera "de los creyentes en Jesús, el Mesías, todos ellos judíos".

Esta iglesia "nunca desapareció de la historia, está viva hoy" y sus primeros integrantes "residían en Jerusalén", dijo Francisco citando los Hechos de los Apóstoles, cuando "nadie pasaba necesidad porque tenían todo en común" y "el amor fraterno" les identificaba.

"Esta noche resuena en mí más que nunca el 'miren como se aman'. Qué triste es cuando se dice de los cristianos: 'miren como se pelean'", lamentó Francisco.

"¿Qué nos pasó? Hemos pecado contra Dios y contra nuestros hermanos. Estamos divididos, hemos roto en pedazos lo que Dios ha hecho con tanto amor, compasión y ternura", añadió, alegando que todos los cristianos necesitan "pedir perdón".

Ante ello, aseguró que "la noche de hoy puede ser una profecía" y "el comienzo del testimonio" que los cristianos, "juntos", deben "dar al mundo" con "el amor de Dios".

Por ello, apelando a Jerusalén, animó a los cristianos a salir "juntos a contagiar el mundo" para convertirlo en un lugar mejor.

El discurso del papa en esta ceremonia de la Ciudad Santa se produce poco después del fin de la fuerte escalada bélica entre Israel y Gaza, que acabó en la madrugada del viernes tras alcanzarse una tregua bilateral que por ahora se mantiene.

Ayer, al recibir a un grupo de embajadores que presentaron al pontífice sus cartas credenciales en la Ciudad del Vaticano, Francisco agradeció el anuncio de alto el fuego que puso fin a once días de enfrentamientos entre Israel y milicias palestinas.

La escalada se saldó con 248 muertos en Gaza y 12 en Israel.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.